INTERVENCIÓN DEL DIP. RICARDO MONREAL, COORDINADOR DEL GUPO PARLAMENTAIRO DE MOVIMIENTO CIUDADANO, SOBRE DISCUSIÓN DE CUATRO DICTÁMENES CON PUNTO DE ACUERDO DE LA TERCERA COMISIÓN EN RELACIÓN CON LAS DESIGNACIONES QUE HIZO EL EJECUTIVO FEDERAL COMO VOCALES DE LA JUNTA DE GOBIERNO DEL INSTITUTO PARA LA PROTECCIÓN DEL AHORRO BANCARIO.

Después de un rato de no verlos. Ciudadana presidenta, ciudadanos legisladores, el IPAB nace de una coyuntura de carácter nacional que ha puesto en evidencia la complicidad de las cúpulas del poder, y uno de los actos gubernamentales de mayor rapiña, más discrecionales, poco transparentes, y yo diría de una –de verdad- inmoralidad impresionante.

En 1990 se creó el Fobaproa en el antecedente de sucesivas crisis económicas, las cuales llevaron a la falta de liquidez del sistema bancario y a la ofuscación del sistema financiero. La creación de este programa, ustedes lo recuerdan, se da en un contexto en el que había transitado de la estatización de la banca a la privatización de ésta y viceversa.

Por ello, Fobaproa y su función consistió en asumir las carteras vencidas y capitalizar a las instituciones financieras. En 91 se vendieron 18 bancos, se publicó la Ley de Instituciones de Crédito que sustituyó la Ley Reglamentaria del Servicio Público y Banca y Crédito, y de esta manera quedó concluido este cuestionado procedo de reprivatización de la banca.

En 1994 se suscitó la más grande crisis económica nacional de los últimos tiempos. El tipo de cambio se sobrevaluó, se repercutió el déficit comercial, endeudamiento externo, reducción de reservas internacionales y especulación en el mercado de valores.

Esta crisis provocó el sobreendeudamiento de empresas y familias con los bancos, por lo que el gobierno federal echó mano del Fobaproa para absorber las deudas bancarias, capitalizar aparentemente al sistema y garantizar el dinero de los ahorradores, aunque después la deuda privada de los bancos se convirtió en deuda pública de todos los mexicanos.

Es un problema muy grave el que está padeciendo el país. En efecto, en los últimos 15 años se han canalizado 511 mil millones de pesos, sólo de intereses de la deuda. El saldo acumulado es de 801 mil millones de pesos. La gente, el pueblo, estudiosos en la materia han estimado que se trata del robo más descarado del siglo, el Fobaproa fue el atraco más grande que ha sucedido en la etapa moderna de nuestro país, el saqueo más indigno del que tengamos memoria, y por eso, nosotros, cuando sucede este tipo de cosas como el nombramiento, no podemos sino actuar con congruencia.

Nosotros hemos estado en contra desde el IPAB, desde la Ley de Instituciones de Crédito, desde cuando se trasladó de deuda privada a pública, y posteriormente en algunos nombramientos del IPAB nosotros hemos actuado en consecuencia. No podemos estar a favor, primero, porque no coincidimos con el sistema que se creó del IPAB, Fobaproa, encierra corrupción, deshonestidad.

Ustedes recuerden, que ahora algunos son diputados, pero se vieron envueltos en tráfico de influencias, en el rescate o en la venta de cartera de casas, de familias influyentes, de bancos. Incluso, hay testimonios por escrito y pruebas de la Auditoría Superior donde demuestran el enorme quebranto que representó para el Estado mexicano el Fobaproba, el IPAB, y ahora simple y sencillamente nosotros no podemos estar a favor.

Yo realicé un estudio sobre el IPAB ahora en diciembre, que estuvimos con mayor tranquilidad después del periodo de sesiones. Un estudio de impacto sobre el contenido y sobre el propósito de este instrumento y del objeto que nos tiene reunidos ahora, en la ratificación de estos nombramientos, por eso no podemos estar a favor.

Yo le voy a pedir a la presidenta que ordene a la Secretaría inserte este documento que realicé ahora en diciembre, porque es la posición, que por falta de tiempo no la puedo desarrollar porque los cinco minutos que se nos concede son insuficientes y es un tema muy álgido el que estamos discutiendo.

Es que no solo es si se reúnen o no los requisitos de elegibilidad de los propuestos. Ya ni siquiera me meto a ese tema sino lo que me preocupa es todo el contenido y todo el espíritu que pretenden hacer los nuevos nombres que han sido propuestos para integrar el IPAB.

Nosotros mantendremos nuestra posición porque el día de ayer Ricardo Mejía estuvo en la sesión, me platicó que había emitido opiniones y como es mi suplente, las voy a respetar. Pero evidentemente, nosotros vamos a mantener nuestra congruencia. Desde un principio estuvimos en contra de esas prácticas que han quebrantado el erario del país. Es un atraco. Es el robo del siglo y mal nos veríamos votando a favor. Nosotros no lo haremos y mantendremos la posición que Ricardo Mejía sostuvo el día de ayer.

Le pido, presidenta, que inserte el documento que era la fijación de posición sobre esta situación de Movimiento Ciudadano. No ratificación de los miembros del IPAB. Muchas gracias.

Palacio Legislativo de San Lázaro
9 de enero de 2013