Palacio Legislativo de San Lázaro

12 de noviembre de 2014

La ola de violencia que vive México desde el año 2000 con el inicio de la llamada guerra contra el narcotráfico, ha detonado persecución, amenazas, y hostigamiento en contra de los medios de comunicación, provocando hasta la fecha el asesinato de 102 periodistas en casos imputables tanto al crimen organizado como a funcionarios públicos.

El año pasado, México se situó entre los 12 países con la tasa de impunidad más alta por asesinatos de las personas que ejercen el periodismo. Casos como el de Regina Martínez, Gregorio Jiménez de la Cruz o Mauricio Estrada Zamora entre otros, continúan sin resolverse y sin ser presentados ante la justicia a los autores materiales e intelectuales de los delitos.

Hoy advertimos que los atentados en contra de los medios y las personas periodistas también serán digitales, y compartimos una profunda preocupación por la posible escalada de violencia si las autoridades correspondientes no actúan de manera oportuna ante este tipo de hechos.

En este sentido, expresamos nuestra solidaridad con el diario digital SinEmbargo, y repudiamos el acoso, la difamación y las amenazas a las que ha sido sometido tanto el medio como su personal, en lo que representa un claro ataque contra el periodismo de profundidad y de investigación plural.

SinEmbargo se ha convertido en un espacio de crítica y denuncia al que la ciudadanía se dirige en busca de información que muchas veces no aparece en medios tradicionales. En este sitio trabajan 40 periodistas, hombres y mujeres que han fortalecido los contenidos de un portal que se ha vuelto incómodo para autoridades federales y locales.

Las formas de intimidar a quienes difunden información a través de plataformas digitales va en aumento, y la experiencia de SinEmbargo constituye un claro ejemplo de las nuevas formas que asumirá la agresión político-cibernética en contra del periodismo digital.

A la vez, resulta la primera agresión cometida en contra de un medio de alcance nacional, con sede en el Distrito Federal, lo que representa un avance en la pretensión censora de quienes se suponen por encima de la ley y de los derechos de quienes habitamos este país.

El día de ayer, SinEmbargo fue víctima de un nuevo ataque cibernético – el segundo en un mes -, que limitó el acceso a sus usuarios e impidió que la página pudiera ser vista. El ataque fue confirmado como un Distributed Denial of Service (DDoS); es decir, uno que causa que el servicio sea inaccesible a usuarios legítimos, concretándose así una doble violación a la Constitución pues, a la vez que pretende impedir el derecho a la libre expresión, se lesiona la garantía de la población a informarse.

Expresamos nuestra más enérgica condena ante estos hechos, y refrendamos nuestro compromiso con los medios de comunicación independientes para garantizar su funcionamiento libre, en pro de un periodismo sin miedo y de un verdadero ejercicio de la libertad de expresión.

Ricardo Monreal Ávila, Movimiento Ciudadano

Ricardo Mejía Berdeja, Movimiento Ciudadano

Loretta Ortiz Ahlf, PT

Elena Tapia Fonllem, PRD

Víctor Nájera Medina, PRD