Prácticamente toda la legislación esta en conflicto al no haber leyes reglamentarias.

El Coordinador de la Fracción Parlamentaria de Movimiento Ciudadano, Ricardo Mejía Berdeja advirtió en tribuna que derivado de las reformas que dieron origen a la llamada nueva Constitución del Estado y en sí, el marco jurídico de la entidad se encuentra en un conflicto sustancial.

La nueva constitución entró en vigor en junio de 2014 y en su Art. 3º transitorio establece que en un plazo no mayor de 24 meses, próximo a vencer en junio de este año, el Legislativo deberá adecuar la legislación pertinente para poder armonizar con las nuevas disposiciones constitucionales. Mejía Berdeja urgió a reformar el Art. 3º transitorio para poder hacer los trabajos de reformar las leyes en un plazo fijado, a más tardar, el día 15 de marzo de 2017, de no hacerlo se estaría viviendo una situación caótica por la falta de certeza jurídica.

“Debido a que la legislatura anterior no pudo dar cumplimiento con el transitorio y si este Congreso no hace el ajuste jurídico necesario habrá leyes, como la 701, que quedarían sin efecto por lo que las policías comunitarias quedarían en el limbo jurídico” enfatizó Mejía. La Ley 701 contiene capítulos temáticos, como el derecho a la salud, el desarrollo económico, el derecho a la autonomía, la atención a los niños, mujeres y adultos mayores, el trabajo artesanal, la educación, el aprovechamiento de los recursos naturales y el derecho a la consulta. Es importante señalar que la de Guerrero es una de las pocas legislaciones que reconoce el derecho de los pueblos de origen negro.

Reformemos la ley para darle solidez a estos cuerpos; prácticamente toda la legislación esta en conflicto al no haber leyes reglamentarias advirtió el legislador. Si esta reforma cuenta con la mayoría calificada se tendría que enviar a los ayuntamientos para su trámite constitucional.

La iniciativa con proyecto de decreto por medio del cual se reforma el artículo tercero transitorio de la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Guerrero fue turnada a la Comisión de Asuntos Constitucionales para su análisis y posterior dictamen.