PUNTO DE ACUERDO POR EL QUE SE EXHORTA AL PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA Y AL GOBERNADOR DEL ESTADO DE MÉXICO, A EMPRENDER MEDIDAS EN TORNO A LA ESCALADA DE VIOLENCIA EN DICHA ENTIDAD.

Ricardo Mejía Berdeja y Ricardo Monreal Ávila, diputados integrantes del Grupo Parlamentario de Movimiento Ciudadano de la LXII Legislatura del honorable Congreso de la Unión, con fundamento en lo dispuesto en el artículo 6, numeral 1, fracción I; 79, numeral 1, fracción II del Reglamento de la Cámara de Diputados, presentan a esta soberanía la siguiente proposición con punto de acuerdo, conforme a las siguientes:

Consideraciones

En el mes de marzo del presente año, el gobernador del estado de México, Eruviel Ávila, admitió que la incidencia y la presencia de delitos se habían incrementado en la entidad, fenómeno que él calificó como “atípico y temporal”, asegurando en aquel entonces que “las instituciones devolverán pronto la paz que los ciudadanos merecen”.

El 20 de marzo, en un mensaje que ofreció luego de participar en la inauguración del Consejo de Organismos de Vivienda Estatales, en el municipio de Valle de Bravo, aseguró que trabajaría de la mano con el gobierno federal y los municipios para revertir esta tendencia.

El Estado de México padece por hechos violentos que lo ubican como uno de los principales focos rojos de inseguridad en el país.

Escenas de ejecuciones con disparos en la cabeza, hallazgos de cadáveres envueltos en cobijas, advertencias sobre “limpiar la plaza” y balaceras en bares descritas por la prensa mexicana, son hechos que solían vincularse con la realidad de diversos puntos en el norte del país, y que se han replicado durante este año en la entidad contigua al Distrito Federal, capital mexicana.

En el municipio de Cuautitlán Izcalli —al norte del Estado de México—, durante los tres primeros meses de 2014 se registraron al menos 39 asesinatos y hallazgos de cadáveres, según los datos de la Comisaría de Seguridad Pública, organismo de seguridad municipal, en un corte hasta el 20 de marzo.

En tanto en los municipios de Los Reyes La Paz, San Vicente Chicoloapan y Ecatepec —ubicados en la zona oriente—, durante dos fines de semana entre el 28 de febrero y el 9 de marzo murieron asesinadas con disparos 13 personas, en establecimientos de venta de bebidas alcohólicas y otros sitios, según reportes oficiales.

Por estos motivos, el 31 de marzo, el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, anunció que se fortalecería el despliegue de fuerzas federales en el estado de México, debido al repunte de la criminalidad.

Anunció además que dicha operación también requeriría una depuración de las fuerzas de seguridad del estado mexiquense.

El estado de México, el más poblado del país con más de 15 millones de habitantes, “ha tenido mayores dificultades en materia de seguridad”, dijo en aquel entonces Miguel Ángel Osorio Chong.

Así, a petición del gobernador del estado, Eruviel Ávila, “se ha diseñado un plan estratégico” que consiste en duplicar el número de policías federales desplegados en el sur, que forma parte de la llamada zona metropolitana, que colinda con Ciudad de México, añadió.

Sin embargo, a 7 meses de distancia, en distintos hechos en Ecatepec y Netzahualcóyotl, nueve personas murieron agredidas a balazos y cinco más resultaron con heridas de gravedad el pasado domingo 12 de octubre.

Los cadáveres de dos hombres de aproximadamente 25 y 30 años fueron encontrados  en la colonia El Sauce, del municipio de Ecatepec. Los cuerpos presentaban varios impactos de bala en diferentes partes y a un costado de ellos se encontraba una cartulina blanca con un mensaje, presuntamente elaborado por los responsables del doble homicidio.

En tanto, en la colonia Granjas de Guadalupe, también en Ecatepec, se reportó una balacera durante una fiesta, en la que murió una persona y cinco más resultaron lesionadas.

El enfrentamiento ocurrió en la avenida Rafael Zepeda, donde, según testigos, los involucrados primero discutieron, se liaron a golpes y después sacaron pistolas para agredirse.

Uno de los lesionados, quien recibió un disparo en la cabeza, murió mientras recibía atención médica. Al hospital acudió el agente del Ministerio Público para obtener información de lo ocurrido en el enfrentamiento.

En otro incidente, tres personas murieron tras ser atacadas a balazos por dos desconocidos en la colonia Ciudad Cuauhtémoc, en la parte conocida como Herrería, en el municipio de Ecatepec.

Un hombre fue asesinado de cinco disparos en la cara y su cuerpo quedó tendido en el arroyo vehicular de la Calle 10, en la colonia El Sol, en Netzahualcóyotl.

Estos hechos sumaron 9 asesinatos en menos de 10 horas en el dicha entidad.

Como es notorio, la ola de violencia en el Estado de México continúa en aumento, y la estrategia federal de apoyo a dicha entidad no ha dado los resultados suficientes.

En este contexto, es importante recalcar que hasta la fecha, el caso de las 22 personas ejecutadas en Tlatlaya, Estado de México, sigue sin esclarecerse, por lo que a los hechos de violencia también se debe agregar esta ejecución extrajudicial.

En días pasados, al clausurar la 47 reunión ordinaria de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago), Enrique Peña Nieto calificó como “inaceptable” que en un Estado democrático y de derecho, como México, haya localidades con vacíos de autoridad y complicidad entre gobernantes y delincuentes.

“Es inaceptable que en un Estado democrático de derecho, como México, pueda haber localidades con vacíos de autoridad y, peor aún, con vínculos de complicidad entre gobernantes y delincuentes”.

Dijo que “ante los dolorosos e inaceptables” hechos de violencia en Iguala, Guerrero, en contra de estudiantes normalistas, el gobierno de la República asume su responsabilidad para esclarecer los hechos y hacer que todos los culpables, materiales e intelectuales, “de estos actos inhumanos y de barbarie”, respondan ante la ley.

Sin embargo, el tema de la violencia en el Estado de México, que él mismo gobernara antes de ser presidente, fue el gran ausente de su discurso, a pesar de los crecientes números de asesinatos, ejecuciones y violencia.

Fundado y motivado en las consideraciones antes expuestas, sometemos a su consideración el siguiente:

PUNTO DE ACUERDO

PRIMERO.- La Cámara de Diputados del H. Congreso de la Unión exhorta al presidente de la República, Enrique Peña Nieto, a que en el marco de sus responsabilidades, haga un llamado público al gobernador del Estado de México, Eruviel Ávila Villegas, a que asuma su responsabilidad por los hechos de violencia cometidos en dicha entidad, y apoye a dicha entidad con una nueva estrategia de seguridad que disminuya las preocupantes cifras de violencia escalada.

SEGUNDO.- La Cámara de Diputados del H. Congreso de la Unión exhorta al gobernador del Estado de México, Eruviel Ávila Villegas, a que integre y haga público un informe detallado con las cifras de víctimas de delitos graves en la entidad, así como las acciones emprendidas y los análisis de resultados de las mismas, a fin de que se cuente con cifras precisas para conocer la situación real de violencia que enfrenta la entidad.

Asimismo, se le exhorta a que con las secretarías correspondientes, elabore un plan de seguridad que reduzca de manera inmediata los crímenes violentos en dicha entidad.

 Palacio Legislativo de San Lázaro, a los 14 días del mes de  octubre de 2014.