*Cada día hay nuevas amenazas que afectan la seguridad humana.

Acapulco, Guerrero a 24 de septiembre de 2017.-  Si bien ha existido una respuesta y atención institucional y gubernamental, luego del paso del huracán Max y de los sismos que afectaron las Costas y Zona Norte del Estado es necesario fortalecer permanentemente la protección civil y la cultura ciudadana de la prevención de desastres, manifestó el diputado Ricardo Mejía Berdeja.

Hay que fortalecer los protocolos de actuación a través de programas permanentes de difusión y orientación para salvaguardar la integridad física de las personas. “Es necesario que las políticas públicas y la actuación gubernamental gire en torno a la seguridad humana” ya que, dijo, Guerrero se ubica en una zona altamente sísmica, que además es golpeada continuamente durante la temporada de huracanes.

Mejía Berdeja se refirió también a que la ausencia de mecanismos eficientes para la prevención y atención de dichos fenómenos agudizan aún más la situación, razón por la cual es necesario una mejor planeación y coordinación entre las autoridades y la sociedad en general para evitar correr riesgos dobles e innecesarios.

“La mala atención de emergencias y la falta de una adecuada planeación financiera
para hacer frente a los desastres, puede crear dificultades y demoras en la respuesta, con lo cual se podrían agravar las consecuencias en términos de pérdidas humanas y económicas” señaló.

La seguridad humana está en peligro constante. Es una enorme paradoja que mientras avanza a pasos agigantados el desarrollo tecnológico y científico al mismo tiempo somos más vulnerables, lamentó el legislador.

Dijo que, desde el Congreso local, los diputados de Movimiento Ciudadano habrán de impulsar una serie de propuestas dirigidas a mejorar la cultura de la protección civil desde la ciudadanía y las provenientes de las autoridades municipales y estatales. “La revisión además, de la correcta aplicación de los recursos destinados a la recuperación de las comunidades ya que, luego eso se convierte en otra tragedia, la de la corrupción”.