QUE ADICIONA EL ARTÍCULO 140 BIS AL CÓDIGO PENAL FEDERAL, A CARGO DE RICARDO MEJÍA BERDEJA Y SUSCRITA POR RICARDO MONREAL ÁVILA, DIPUTADOS DEL GRUPO PARLAMENTARIO DE MOVIMIENTO CIUDADANO

El proponente, Ricardo Mejía Berdeja, y el suscrito, Ricardo Monreal Ávila, diputados integrantes del Grupo Parlamentario de Movimiento Ciudadano, de conformidad con lo dispuesto en los artículos 71, fracción II; y 55 del Reglamento para el Gobierno Interior del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos, someten a consideración del pleno la siguiente iniciativa con proyecto de decreto por el que se adiciona el artículo 140 Bis del Código Penal Federal, al tenor del siguiente:

Planteamiento del problema

La importancia de la informática y las nuevas tecnologías de la información y comunicación, proporcionan grandes beneficios y contribuyen a la satisfacción de las necesidades y al logro de objetivos de las personas, instituciones públicas, privadas y sociales, a través del aprovechamiento adecuado de los recursos informáticos y que el ciberespacio ofrece, mediante la planeación, la organización, la dirección y el control, en las distintas áreas funcionales: personal, finanzas, mercadotecnia y producción.

Su uso, sin embargo, trae consigo diversos riesgos de aparición de conductas diversas que afectan la utilidad y contenido que tienen los sistemas y las tecnologías de información, llegando a ser utilizados como medio para la afectación de otros bienes jurídicos como el patrimonio, y la propiedad intelectual.

Es que de la misma forma en que la tecnología avanza y permite realizar una nueva gama de tareas a través de la informática, hace que esto se convierta en una plataforma abierta para la concreción de una serie de novedosos delitos que representan un desafío para la legislación y la justicia, que se actualiza de manera mucho más lenta y deja sin responsables a quienes cometen este tipo de delitos.

El problema de la seguridad informática en México se origina por la carencia de un capítulo dentro del Código Penal Federal denominado “delitos informáticos”, así mismo la falta de recursos especializados en el combate de conductas ilícitas tales como: la clonación de tarjetas, robo de identidad, tráfico de bases de datos, bloqueo de páginas web, robo de contraseñas e información de correo electrónico, así como el sabotaje informático.

El delito informático implica actividades criminales que en un primer momento los países han tratado de encuadrar en figuras típicas de carácter tradicional, sin embargo, debe destacarse que el uso indebido de las tecnologías de la información ha propiciado la necesidad de una profunda regulación por parte del derecho.

El problema de fondo es que una buena parte de los delitos informáticos permanecen en la impunidad.

El término sabotaje informático comprende todas aquellas conductas dirigidas a eliminar o modificar funciones o datos en sistema de información y/o de los equipos de comunicación sin autorización, para obstaculizar su correcto funcionamiento es decir causar daños en el hardware o en el software de un sistema. Los métodos utilizados para causar destrozos en los sistemas informáticos son de índole muy variada y han ido evolucionando hacia técnicas cada vez más sofisticadas y de difícil detección.

Los nuevos delitos tecnológicos avanzan día a día y con ellos, quienes estudian el nuevo mundo que internet ha gestado, preocupados por el avance de los nuevos riesgos que ponen en vilo a las infraestructuras gubernamentales buscamos las colaboración mutua de los gobiernos para la lucha y prevención del crimen tecnológico.

No hay manera, hasta el momento, de impedir que los hackers o crackers intercepten las conexiones entre las oficinas gubernamentales y los centros privados de investigación.

Las autoridades intentan diferenciar dentro de redes como internet, a servidores con información pública y servidores con información clasificada, estos con severas restricciones de acceso.

Los hackers buscan fama y renombre perforando estas barreras. Cuestionan a la autoridad y demuestran ser poseedores de conocimiento y tecnología, de hecho tienen varias direcciones donde se cruzan mensajes actualmente se están diseñando ataques para robar silenciosamente la información por razones económicas sin producir perjuicios notables que pudieran alertar sobre su presencia al usuario.

Las amenazas relacionadas con el delito en el ciberespacio están cobrando impulso a través del uso de herramientas de software para cometer fraudes en línea y robar la información de los consumidores y las empresas.

Los delincuentes están dejando de lado los grandes ataques de múltiples propósitos a los dispositivos tradicionales de seguridad como los firewalls y routers para centrar sus esfuerzos en, equipos de escritorio y aplicaciones web que les permitan robar información personal o corporativa, financiera o confidencial.

Argumentación

En México se carece de un marco jurídico idóneo para responder a la complejidad de un fenómeno de esta naturaleza; es menester prevenir y combatir el sabotaje informático.

Como podemos darnos cuenta, los delitos informáticos van en aumento por la gran cantidad de usuarios que existen dentro del ramo, esto es de suma importancia para aquellos que utilizan la informática los consumidores ya que están en un constante peligro.

Actualmente vivimos en la constante zozobra del delito, nadie se siente seguro, y única seguridad parece radicar en el combate efectivo de la criminalidad aplicando el derecho penal, en la medida en que el orden jurídico penal se aplique correctamente se estará en la vía adecuada para alcanzarlo.

La delincuencia afecta la vida, la integridad de sus víctimas y cuando se extiende genera un grave fenómeno de inseguridad social que altera la paz y se constituye en un obstáculo al desarrollo económico, social y político del país.

Desafortunadamente la actividad delictiva que nos acosa presenta un inusitado incremento en la frecuente y recurrente violencia, que ha constituido en un agravio frontal a los más altos valores de la sociedad mexicana.

Es menester combatir la delincuencia y evitar la impunidad sin pretextos ni dilataciones. La proliferación de las conductas delictivas tiene su origen en la severa ausencia e ineficacia de valores, ineficacia y corrupción por parte de las autoridades, además de una falta de aprecio al valor del trabajo.

Por lo tanto se propone la inclusión de una nueva figura, para que se tipifique un tipo penal consistente en el delito de sabotaje informático, que tiene lugar cuando alguien modifica, desvía, elimina, daña o realiza cualquier acto que altere ilícitamente el normal funcionamiento y contenido en los sistema de información, tecnología de información o cualquiera de sus componentes, que ponga en peligro todo tipo de información para obtener algún tipo de beneficio para sí o para otros.

Fundamento legal

La presente iniciativa se presenta con fundamento en lo dispuesto en los artículos 71, fracción II de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, y 77 y 78 del Reglamento de la Cámara de Diputados.

Por lo anteriormente fundado y expuesto, sometemos a la consideración de esta honorable Cámara de diputados el siguiente proyecto de

Decreto por el que se adiciona el artículo 140 Bis del Código Penal Federal

Al tenor de lo siguiente:

Artículo Primero. Se adiciona el artículo 140 Bis del Código Penal Federal.

Artículo 140 Bis. Al que modifique, desvíe, elimine, dañe o realice cualquier acto que altere ilícitamente el normal funcionamiento y contenido en los sistemas de información, tecnologías de información o cualquiera de sus componentes, que ponga en peligro todo tipo de información para obtener algún tipo de beneficio para sí o para otros se le impondrá una pena de dos a seis años de prisión y de quinientos a setecientos días de salario vigente.

Transitorio

Único. El presente decreto entrará en vigor al día siguiente al de su publicación.

Dado en el Palacio Legislativo de San Lázaro, a los 4 días del mes de febrero de 2014.

Diputado Ricardo Mejía Berdeja (rúbrica)