INICIATIVA CON PROYECTO DE DECRETO POR EL QUE SE ADICIONA LA LETRA H AL ARTÍCULO 32 DE LA LEY PARA LA PROTECCIÓN DE LOS DERECHOS DE NIÑAS, NIÑOS Y ADOLESCENTES.

 

El proponente RICARDO MEJÍA BERDEJA y el suscrito RICARDO MONREAL ÁVILA, diputados integrantes del Grupo Parlamentario de Movimiento Ciudadano, de conformidad con lo dispuesto en los artículos 71, fracción II; y 55 del Reglamento para el Gobierno Interior del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos, someten a consideración del pleno, la siguiente INICIATIVA CON PROYECTO DE DECRETO POR EL QUE SE ADICIONA LA LETRA H AL ARTÍCULO 32 DE LA LEY PARA LA PROTECCIÓN DE LOS DERECHOS DE NIÑAS, NIÑOS Y ADOLESCENTES, al tenor del siguiente:

 

Planteamiento del problema

Todos los niños tienen derecho a recibir protección contra la violencia, la explotación y el abuso. Sin embargo, en todo el mundo, millones de niños de todos los estratos socioeconómicos y de todas las edades, religiones y culturas sufren actos de violencia, explotación y abuso todos los días. Millones más corren el riesgo de ser víctimas de la violencia[1].

La violencia, la explotación y el abuso provienen a menudo de personas que el niño conoce, incluyendo los padres y madres, otros familiares, cuidadores, maestros, empleadores, autoridades policiales, agentes estatales y no estatales, y otros niños. Sólo una pequeña proporción de los actos de violencia, explotación y abuso se denuncian e investigan, y un escaso número de quienes cometen estos actos rinden cuentas por ellos.

El abuso sexual infantil es una forma de maltrato, abuso de poder y menoscabo hacia esta población, que viola de manera sistemática los derechos inherentes a su condición humana. Es un grave problema social que ocurre con mayor frecuencia de lo imaginado. Se trata de un delito que se realiza a puertas cerradas y en la privacidad. Los agresores se encargan de engañar a las victimas haciéndoles creer que es normal lo que les hacen; esto se logra mediante amenazas, seducción u otras estrategias para silenciarlas.

¿Quiénes cometen el abuso sexual?

Generalmente personas cercanas a las víctimas, con quienes tienen un vínculo emocional significativo, volviendo muy difícil para un niño hablar del abuso sexual que sufre, principalmente por la forma en que opera el agresor.

El abuso sexual infantil es toda conducta en la que un menor es utilizado como objeto sexual por parte de otra persona con la que mantiene una relación de desigualdad, ya sea en cuanto la edad, la madurez o el poder.

El abuso sexual constituye una experiencia traumática  y es vivido por la víctima como un atentado contra su integridad  y desarrollo físico y psicoemocional, y no tanto contra su sexo, por lo que consuma forma más de victimización en la infancia, con secuelas parcialmente similares a las generadas en casos de maltrato físico, abandono emocional y en donde la secuela puede continuar incluso en la edad adulta.

El agresor envía infinidad de mensajes distorsionados para generar confusión en sus víctimas y provocarles profundos sentimientos de tristeza, miedo y culpa. Las frases más comunes que utilizan estos delincuentes son:

  • “Te doy dulces pero  no le digas a nadie”.
  • “Estas bien bonita, me gusta acariciarte”.
  • “Te quiero mucho y por eso te toco así”.
  • “Si hablas de lo que hacemos voy a matar a tu familia”.
  • “Si me delatas me van a meter a la cárcel por tu culpa”.
  • “Nadie te creerá porque mientes”.

Por lo tanto la víctima manifiesta sentimientos de culpa, remordimiento y cree que si habla la familia la culpará y algo malo sucederá si habla del abuso sexual cometido. El abusador deja en el niño la sensación de que fue él mismo niño, quien lo causo y tiene la culpa de ello.

Las estadísticas demuestran que un altísimo porcentaje del abuso sexual infantil, llega a ésta etapa y ahí se mantiene por años. Y esto se logra por la complicidad y/o negación de más integrantes de la familia, principalmente de los padres.

Principalmente porque la mayoría de las personas no están preparadas para escuchar que sus hijos sufrieron abuso sexual y menos por alguien en quien no confían. Las reacciones más frecuentes ante el abuso sexual son dudar de las víctimas y recriminarlas por no defenderse y no hablar antes.

La Convención sobre la Protección de los Niños contra la Explotación Sexual y el Abuso Sexual, 2007, es el primer documento internacional que señala como delitos penales las distintas formas de abuso sexual de menores.

Cifras de UNICEF revelan que cada hora 228 adolescentes de América Latina son abusados sexualmente a través de diversas modalidades.

El Movimiento Mundial por la Infancia en Latinoamérica y el Caribe (MMI-LAC) y el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) han presentado el pasado 8 de mayo del  año en curso, su último informe sobre la violencia contra la niñez en América Latina, basado en datos de 17 países de la región.

  El informe agrupa los avances en tres categorías. Atendiendo a las políticas públicas y planes para combatir la violencia contra la niñez, destaca América del Sur y en la armonización de los marcos normativos para poner fin a la violencia contra la niñez, es América Central la que destaca. Finalmente, la organización para mejorar los sistemas de registro de datos de forma integral se muestra como un desafío para toda la región.

Uno de los aspectos que se rescata es que en la región latinoamericana persiste una brecha entre el marco normativo de la Convención sobre los Derechos del Niño y la realidad diaria de millones de niños, que siguen identificando la violencia como una de sus mayores preocupaciones.

Por su parte, el secretario general del MMI-LAC y director para las Américas de ChilFund International, Paul Bode, ha querido destacar que “las niñas y adolescentes son las principales víctimas del abuso sexual en la región y que los niños y niñas pertenecientes a poblaciones indígenas son los más expuestos a violaciones de sus derechos“. También ha resaltado como desafíos la pobreza y la pobreza extrema y que deben de abordarse como causas estructurales para poder eliminar la violencia contra la niñez.

Por su parte la Secretaría de Educación Pública (SEP) advierte que México es considerado el segundo país en el mundo con mayor producción pornografía infantil.

¿Cuáles son las fallas en la prevención del abuso sexual infantil?

La falta de información sobre sexualidad genera incertidumbre y da una idea negativa del cuerpo, además expone a los niños a sufrir abusos sexuales debido a que los agresores son astutos y buscan formas creativas de mentir a sus posibles víctimas, las cuales entre menos información tengan, mayor probabilidad tendrán de ser engañadas y abusadas sexualmente.

Existe una tendencia de enseñarles a los niños a obedecer ciegamente a los adultos. Infinidad de padres de familia educan a sus hijos para que hagan lo que otros adultos les digan y de forma contradictoria, “al intentar prevenir el abuso sexual”, les exigen que no se dejen tocar por éstos.

La mayoría de los programas de prevención del abuso sexual infantil están dirigidos a niños, sus principales objetivos son que aprendan a cuidarse, las campañas dicen:

  • “Cuídate a ti mismo”
  • “Mucho ojo”
  • “Cuida tu cuerpo”
  • “No al abuso sexual infantil”

Estos mensajes son los que se deben proyectar y responsabilizar a la población infantil de su propia protección, lo cual es sumamente difícil ya que el abuso sexual se presentan en una relación desigual y de alto poder en donde los niños se encuentran desprotegidos y vulnerables.

Para que la prevención del abuso sexual infantil sea realmente efectiva es importante implementarla mediante un modelo continuo y permanente que involucre la participación de toda la sociedad, en que se analice información sobre derechos de la infancia y se fomenten relaciones de convivencia caracterizadas por respeto y la armonía.

Hay que añadir que América Latina y el Caribe sigue siendo la región más desigual del mundo y que la desigualdad es uno de sus principales obstáculos para avanzar en el desarrollo humano.

Toda la región está caracterizada por sociedades altamente inequitativas, lo cual condiciona una extendida violencia social. El crimen organizado y el fácil acceso a armas de fuego añaden elementos de complejidad a este panorama general. La situación de la infancia, por tanto, tiene que ser analizada en el contexto más amplio de la realidad económica y social de la región.

En el informe presentado por el Movimiento Mundial por la Infancia en Latinoamérica y el Caribe (MMI-LAC) y el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) en el presente mes, se presentan datos sobre las principales formas de violencia contra la niñez en la región donde el abuso sexual encabeza la lista (con datos del 2012 que indican que 1 cada 10 niños/ases abusados en el Caribe.

En dicho informe se señala que es necesario y  que ameritan la adaptación o actualización de la legislación interna con relación a los estándares internacionales como son: la violencia sexual, la pornografía, la trata de personas, la violencia en los lugares de trabajo, el matrimonio temprano y otras prácticas tradicionales.

Uno de los lugares esenciales para el desarrollo integral de los niños es el ámbito escolar, es aquí donde consolidan las capacidades físicas e intelectuales que conllevan al proceso de socialización.

Por la importancia que reviste el ámbito escolar, en la prevención de posibles actos de abuso y maltrato hacia los niños, niñas y adolescentes, se propone la creación de espacios institucionales denominados “áreas interactivas” de prevención de la violencia, ello garantiza el conocimiento, habilidades y capacidades que les permitan hacer frente ante casos de abuso como puede ser el sexual, identificando situaciones de riesgo y estrategias asertivas para afrontarlas.

FUNDAMENTO LEGAL

 

La presente Iniciativa se presenta con fundamento en lo dispuesto en los artículos 71, fracción II de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, y 77 y 78 del Reglamento de la Cámara de Diputados.

Por lo anteriormente fundado y expuesto, sometemos a la consideración de esta H. Cámara de diputados el siguiente proyectoDE DECRETO POR EL QUE SE ADICIONA LA LETRA H AL ARTÍCULO 32 DE LA LEY PARA LA PROTECCIÓN DE LOS DERECHOS DE NIÑAS, NIÑOS Y ADOLESCENTES.

Artículo Primero. Se adiciona la letra H al artículo 32 de la Ley para la protección de los derechos de niñas, niñas y adolescentes.

Artículo 32. Niñas, niños y adolescentes….

A – G

H. Se implementen dentro de las instituciones educativas áreas interactivas dotadas con la tecnología necesaria y material audiovisual de prevención, las cuales tendrán por objeto promover una cultura de respeto, además de proporcionar herramientas para fortalecer acciones encaminadas a la prevención del maltrato y/o abuso sexual infantil.

 

TRANSITORIO

 

ÚNICO. El presente decreto entrará en vigor  al día siguiente al de su publicación.

Dado en el Palacio Legislativo de San Lázaro, a los 28 días del mes de Mayo de 2014.

 

 

DIPUTADO RICARDO MEJÍA BERDEJA



[1] “La violencia sexual contra los niños” UNICEF. http://www.unicef.org/spanish/protection/57929_58006.html