**La instancia federal encargada de la seguridad y los derechos humanos claudica frente a la delincuencia

*Exhorta Mejía al Procurador, el Fiscal y al Mecanismo de Protección a Periodistas y Defensores de DDHH

Chilpancingo, Guerrero a 6 de marzo de 2017.- La principal responsabilidad de un gobierno es brindar seguridad a la ciudadanía, esa es la base del contrato social. No hay otra cuestión más importante. Sostuvo el Coordinador de los Diputados Ciudadanos durante la sesión del Congreso hoy al condenar el asesinato del periodista Cecilio Pineda ocurrido en Ciudad Altamirano, Guerrero.

Con un exhorto, aprobado por unanimidad, Ricardo Mejía Berdeja planteó que la Procuraduría General de la República investigue el caso del periodista así como también los Integrantes de la Junta de Gobierno del Mecanismo para la Protección de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas de la Secretaria de Gobernación coadyuven a fin de proteger la vida y la integridad de los periodistas y defensores de derechos humanos que corren riesgos en el desempeño de sus actividades en el Estado de Guerrero.

En el mismo acuerdo parlamentario se apercibió también al Fiscal General del Estado, Javier Ignacio Olea Peláez para que se investigue, detenga y sancione a los autores materiales e intelectuales de este homicidio.

Ricardo Mejía señaló que diferentes territorios y regiones son dominados por la delincuencia y la narcopolítica, un entorno nocivo para la población que la deja en el desamparo y desprotegida, “no se puede seguir siendo rehén de la impunidad y los contubernios” criticó.

Mejía también denunció que la escalada de violencia criminal en la entidad habla de una grave crisis de inseguridad que no puede soslayarse. Se refirió al asesinato en Chilpancingo del empresario Carlos Cruz y del periodista Cecilio Pineda “pasando por todas las vidas robadas por la criminalidad son hechos que no pueden quedar en meras cifras”.

Dijo que estas tragedias sociales ameritan, o debieran implicar, una respuesta contundente e implacable desde las instituciones. Mejía Berdeja calificó de patético el señalamiento de Roberto Campa, subsecretario de la SEGOB quien prácticamente culpara a Pineda que por no abandonar la región de la Tierra Caliente prácticamente tuvo la culpa.

“Expresa que la instancia federal encargada de la seguridad y los derechos humanos claudica frente a la delincuencia, da por perdida la batalla y al mismo tiempo se revictimiza al agraviado” criticó fuertemente el legislador.