Palacio Legislativo de San Lázaro

6 de abril de 2014

Boletín de Prensa

La quiebra de Mexicana de Aviación, un nuevo golpe a los trabajadores de México: Ricardo Mejía Berdeja

 

  • El gobierno de Peña Nieto culpa al gobierno de Calderón, en un intento de deslindarse de su propia responsabilidad.

“Este viernes 4 de abril, Mexicana de Aviación y sus filiales Link y Click fueron declaradas en quiebra después de que parara sus operaciones en 2010, esto bajo el argumento de que la empresa carecía de capital suficiente para mantenerse en                   funcionamiento, cuando en realidad no fue más que un desfalco realizado por Gastón Azcárraga ex dueño de Mexicana, acusado de uso ilegal de fondos de la aerolínea y que ahora es buscado en 189 países”, señaló el diputado federal    Ricardo Mejía Berdeja, Vicecoordinador del Grupo Parlamentario de Movimiento Ciudadano en San Lázaro.

En dicho tenor, el legislador comentó “no obstante que Enrique Peña Nieto, en su campaña presidencial, prometió a los trabajadores de la aerolínea regresarla al espacio aéreo, la quiebra de Mexicana de Aviación es una promesa incumplida más de este gobierno”.

Asimismo, el también Secretario de la Comisión de Puntos Constitucionales de la Cámara de Diputados indicó “curándose en salud, el gobierno federal por medio de Luis Videgaray, Secretario de Hacienda y Crédito Público, salió a hacer declaraciones culpando y responsabilizando al gobierno panista de la quiebra de Mexicana, cuando ya entrada la administración del PRI, The Williams Capital Group LP (WCG), un banco de inversión, aseguró tener hasta 400 millones de dólares para capitalizar a la aerolínea y sostenerla los primeros 12 meses de operación, sin embargo, las negociaciones tampoco avanzaron de la misma forma en que no avanzaron en el gobierno panista, recordemos que durante el gobierno de Felipe Calderón se acercaron a la aerolínea 33 grupos con la intención invertir”, señaló Mejia Berdeja.

“Indudablemente la mayor cuota de responsabilidad corresponde al gobierno de Felipe Calderón y su Secretario de Trabajo Javier Lozano, que toleró malos manejos empresariales que derivaron en la descapitalización; en este transcurso, Gastón Azcárraga, quien obtuvo la aerolínea a muy bajo costo como premio por haber invertido en las campañas presidenciales panistas, declaró la inviabilidad operativa y financiera de la empresa”, comentó el legislador federal. A la par comentó “posteriormente vino el remate de sus activos a un precio muy bajo y la suspensión total de sus operaciones, sin atreverse a declararla en quiebra,    dejando a la aerolínea con la declaratoria de concurso mercantil, lavándose las manos con esta acción, quedando desprotegidos 8,500 trabajadores y otros miles más que fueron afectados como trabajadores de servicios a terceros, pasajeros y acreedores”.

Al respecto, el también Secretario de la Comisión de Vigilancia de la Auditoría Superior de la Federación mencionó “los usuarios de las aerolíneas también sufren las consecuencias de la falta de competencia a raíz de la salida de Mexicana de Aviación, teniendo que pagar 40 por ciento más de incremento en los boletos de avión, padeciendo el deterioro en la calidad y la puntualidad de los vuelos”.

“Declarar en quiebra una empresa significa que otras personas tomarán el control para poder liquidarla, es decir, cerrar todos los procesos que tenga pendientes. Ahora lo que procederá es que la Secretaría de Comunicaciones y Transportes deberá designar en los próximos cinco días a un síndico que tome posesión de los bienes y derechos de la compañía. Sin embargo el panorama que muestra esta dependencia federal no es el mejor para los trabajadores y jubilados de la aerolínea”, aseguró Mejía Berdeja.

“El gobierno de Peña Nieto, no puede limitarse a afirmar que el patrimonio de la empresa no alcanza para cubrir las indemnizaciones de los trabajadores y solucionar el caso de las pensiones de los jubilados. No basta con que lamenten el hecho de la quiebra de Mexicana pues a pesar del cambio en la administración federal y de la alternancia en el Ejecutivo Federal, persiste una continuidad       institucional que obliga a las actuales autoridades a hacerse responsables de las omisiones cometidas por sus antecesores y a hacer valer los derechos de los   trabajadores. Es necesario que se prosigan con las investigaciones contra Gastón Azcárraga y quienes pudieron haber obstaculizado, desde el poder público, que Mexicana de Aviación regresara al aire, concluyó el Diputado Federal de           Movimiento Ciudadano.