La reforma educativa del PRIANRD: fracaso y polarización

En nuestro país, los poderes fácticos difunden contenidos a través de medios de comunicación que les son afines, desarrollados para someter a quienes los ven, o a quienes consumen los productos que anuncian, a ciertos tipos de conducta que son aceptadospor una sociedad a la que no le interesa la educación.

Este mismo grupo de élite financiera –que no intelectual-, es el que en el año 2012 impulsara y promoviera la Reforma Educativa, llevada al Congreso de la Unión por Enrique Peña Nieto, quien desde su arribo a la Presidencia del país ha servido a ese sector, y ha cometido recurrentes desaciertos durante sus discursos y apariciones públicas, en donde deja claro que carece un nivel educativo significativo y, por ende, que el grupo al que respalda en realidad no le interesa el tema.

¿Cómo lograr que las alumnas y alumnos del país logren poner atención por más de unos segundos o que comprendan una lectura, cuando es más sencillo disfrutar de contenidos para los que no se necesita razonar o pensar? ¿Cómo lograr que se interesen por adquirir libros cuando es más importante comprar y consumir los últimos artículos de novedad? ¿Cuándo fue la última vez que usted, lector, vio un anuncio de librerías en la televisión o lo escuchóen la radio?

¿Cómo lograr que entiendan que apostarle a una educación es su mejor garantía para un buen futuro, a pesar de la enorme tasa de desempleo? ¿Cómo hacer entender a las niñas, niños y adolescentes que la ciencia es importante si la radio y televisión difunden fanatismos y creencias que ya han costado que miembros del sector más joven de nuestro país recurra a suicidios en espera de milagros? ¿Cómo fomentar el trabajo y la solidaridad, si la radio y la televisión difunden la violencia y el desarraigo nacional en la gran mayoría de sus contenidos?

Pero los culpables del fracaso educativo, según los partidos políticos del Pacto por México (PRI, PAN y PRD) son las maestras y maestros. Siempre lo son, en cada sexenio, el presidente que llega al poder afirma que los logros escolares no son determinados por el medio social y cultural en el que viven nuestras niñas, niños y adolescentes. No es la escuela la que determina hasta dónde pueden llegar quienes a ella asisten, es la sociedad, en su conjunto, la que viviendo en un ambiente ideal (social, cultural y económicamente estable) determinaráhasta dónde pueden llegar.

De ser cierto lo que se aprobóen 2012, bajo la promesa sublime de una mejor educación, y ante la actitud ruin de los partidos del Pacto por México y sus compinches, los niveles educativos en nuestro país deberían tener un avance significativo a la fecha, pero no es así.

La calidad de la educación primaria en México se encuentra por debajo del promedio de la mayoría de los países, según revelóel Reporte de Capital Humano del Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en ingles).

El informe ubica a nuestro país en el lugar 102 de 124 países en la medición de la calidad de educación en escuelas primarias, indicando que las carencias de la educación que se ofrece a la población de menos de 15 años impacta también el crecimiento económico del país.

Evaluando 46 indicadores de 124 países, concluyóque en México la calidad de la educación es carente, principalmente en matemáticas y ciencias.

El estudio mide el nivel de desarrollo de los países en relación con la educación y el empleo. En el índice global, México se sitúa en la posición 58 y es el cuarto país de América Latina, después de Chile, Uruguay y Argentina, en la tabla de resultados.

¿Ha cambiado en algo la educación en nuestro país después de la Reforma Educativa? La respuesta es un rotundo no. De ser así, los índices educativos habrían mostrado avances en los estados en donde la reforma se implementósin contratiempos, pero no es así, por lo que dichos resultados tampoco se ven reflejados a nivel nacional.

Esto proviene de que la reforma constitucional en materia educativa no tomóen cuenta los factores socioculturales que determinan la vida escolar y sus resultados, aún a pesar de que esos factores son producidos por los principales impulsores de la modificación legal.

No hizo una crítica de las políticas educativas de años pasados, ni considera los daños que ha ocasionado la prueba Enlace o el “Acuerdo por la calidad educativa”. La reforma educativa continuócon el proceso de responsabilizar sólo a las maestras y maestros, acusándolos de ser el factor más relevante del aprendizaje.

¿Por quéla reforma educativa no se vinculócon la reforma en Telecomunicaciones? ¿Por quése evito que en materia de telecomunicaciones se diera un carácter privilegiado a los contenidos culturales?

El nuevo Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación cuenta con la gran ausencia de maestros, estudiantes, madres y padres de familia y en su estructura por supuesto no hay espacio para que todas estas figuras, con intereses legítimos, pero constantemente ignoradas por uno y otro gobierno.

La reforma estáfuera de lugar, nunca desde la Constitución se debiópermitir que en la máxima ley de nuestro país se introdujera con justificaciones educativas una reforma laboral, diseñada para controlar al magisterio independiente, el mismo que síentiende que el cambio educativo proviene de una modificación social en conjunto, y no sólo de reducir los planes de estudio y libros de texto los temas suavecitos para el gobierno.

Como ha sucedido desde hace más de cinco décadas, la educación se ha vendido en el centro de los discursos políticos en busca de votos o legitimidad, intentando explicar la situación del país con la falta de educación y no con el régimen socioeconómico vigente, los poderes fácticos que de él se benefician, que incluyen por supuesto a los medios de comunicación masivos, que sirven para fomentar el control y la explotación.

@RicardoMeb

Leave a comment