*México, en grave vulnerabilidad ante el nuevo panorama internacional.

**La reforma energética puso en manos extranjeras la riqueza del país.

Chilpancingo, Guerrero a 5 de febrero de 2017.- El Coordinador de los diputados de Movimiento Ciudadano en el Congreso local, Ricardo Mejía Berdeja dijo que no hay mucho que celebrar en el centenario de la Constitución porque el grupo gobernante actual prácticamente ha sepultado los contenidos mas relevantes de la Constitución de 1917.

Las reformas estructurales impulsadas en este sexenio por el gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto y el Pacto por México modificaron y desfiguraron el rostro de la Constitución Política de 1917 y representan una contrarreforma conservadora que “ha resultado un rotundo fracaso”, calificó el diputado.

Prometieron un paraíso para el país, altas tasas de crecimiento económico y la creación de millones de empleos, sin embargo todo esto fue falso y el país enfrenta una enorme crisis económica, política y social criticó Ricardo Mejía; estas reformas, dijo, no solo han constituido una traición a la patria sino que debilitan enormemente la posición geopolítica de nuestro país en un contexto de amenazas, como es el que hoy se vive con las políticas del presidente de Estados Unidos Donald Trump .

Ricardo Mejía Berdeja sostuvo que urge se reviertan las reformas estructurales, “estos cambios que desfiguraron a la Constitución de 1917. Esta miopía, esta traición a la patria esta resultando muy grave para los mexicanos porque en este contexto internacional, México, prácticamente se quedo sin las herramientas necesarias para impulsar un desarrollo propio y en una altísima vulnerabilidad”.

Al mismo tiempo con estas reformas, particularmente la reforma energética que modificó los artículos 25, 27 y 28 de la Constitución Política de la República, “prácticamente se pone en manos de empresas extranjeras las principal riqueza del país que son nuestros recursos energéticos” criticó.

Se requiere, señaló Mejía Berdeja, impulsar un nuevo modelo de desarrollo económico, político y social en el país que responda los desafíos que tiene la nación, pero también a la nueva dinámica internacional. Por último, hizo un llamado a las fuerzas progresistas, “debemos dar la batalla para revertir estas reformas neoliberales entreguistas”.