RMBSesion21feb

Palacio Legislativo de San Lázaro a 21 de febrero de 2013

POSICIONAMIENTO DEL VICECOORDINADOR DEL GRUPO PARLAMENTARIO DE MOVIMIENTO CIUDADANO, RICARDO MEJÍA BERDEJA, RELATIVO A UNA MONEDA CONMEMORATIVA DEL 150 ANIVERSARIO DEL NATALICIO, Y EL  100  ANIVERSARIO LUCTUOSO DE BELISARIO DOMÍNGUEZ PALENCIA.

Con su permiso compañero Presidente;

Compañeros diputados;

Celebramos hoy este dictamen de la Comisión de Hacienda que tiene por objeto hacer una medalla conmemorativa a los 150 años del Natalicio de Belisario Domínguez y a los 100 años de su reprobable asesinato, no cabe duda que estos días han estado enmarcados en la rememoración de hombres y mujeres que han dejado huella en la historia de nuestro país.

Lo hacíamos hace unos días con el Ejercito Nacional y lo que le dio razón de ser con Venustiano Carranza rememorando el asesinato vil de Francisco I. Madero y de Pino Suarez el vicepresidente y hoy sin duda alguna estamos recordando a alguien que desde el Poder Legislativo de México dio la batalla por las ideas, por la democracia, por la libertad de expresión y por el trabajo que tienen que ejercer los legisladores que verdaderamente quieren a su país.

En Movimiento Ciudadano tenemos claro que el mejor homenaje, más allá de los discursos, de las preseas  y de los pedestales, es honrar con hechos la memoria de aquellos personajes que queremos emular, mas hechos concretos que honren lo que fue el legado de estos patriotas. Sin lugar a dudas el mérito legado de Belisario Domínguez oriundo de Comitan, Chiapas donde fue alcalde, dejo en la historia del país un testimonio de dignidad, de valentía y de republicanismo cuando se enfrentó desde la tribuna y por medio de sus escritos, al usurpador, al traidor Victoriano Huerta.

Pagó con su vida la osadía de enfrentarse a este autócrata pero sin lugar a dudas su memoria y su actuación honran al Congreso mexicano. Por eso celebramos que hoy se haya tomado esta decisión de acuñar esta conmemoración, sin embargo, no podemos dejar pasar también la oportunidad de señalar que el ejemplo de Belisario Domínguez y la lucha que el enfrentó nos debe llamar también a revalorar la función legislativa y la función representativa.

Lo que vivió Belisario Domínguez en su martirio y en el asesinato vil del que fue objeto por Victoriano Huerta, nos llama a valorar que el legislador no puede estar sujeto a presiones políticas, amenazas y hostigamientos, la función legislativa tienen que tutelarse como un bien de la Nación que permite ejercer a cabalidad, la función representativa por eso nosotros como legisladores, debemos tener muy claro que somos la voz de aquellos que no pueden hablar en nuestro país, que somos la voz, que quieren que hagamos denuncias frente a las arbitrariedades del poder, que somos la voz de aquellos que quieren que haya leyes que verdaderamente le sirvan al pueblo de México.

En el parlamento se discuten se deliberan y se construyen los grandes proyectos del país, por eso compañeros legisladores, compañeras legisladoras, lejos de limitar la voz y la función parlamentaria, hay que ensanchar los caminos de la democracia representativa.

Por eso en las futuras discusiones y deliberaciones cuando se discuta el tema de la inmunidad parlamentaria, debemos que tener claro que el pueblo de México no quiere privilegios, no quiere “charoleos”, no quiere abusos, pero si quiere representantes que puedan hablar sin estar sujetos a presiones ni a los abusos del poder.

 Hoy la memoria de Belisario Domínguez nos debe servir para honrar su legado con hechos y no con palabras.