Esta toma de protesta no debe ser un ritual cortesano o un mero trámite constitucional.

Para Movimiento Ciudadano es ocasión para fijar postura ante la grave situación que enfrenta nuestro Estado, para revisar los retos del Ejecutivo y de los Poderes ante una ciudadanía agraviada.

La ciudadanía está cansada de la falta de oportunidades, de las injusticias, de la inseguridad que la agobia, de la pobreza que la lastima y el derroche gubernamental que la ofende.

Ya no quiere impunidad ni a su hermana gemela la corrupción.

Quiere respuestas a sus problemas cotidianos.

Hoy menos que nunca se puede gobernar con las viejas formas de hacer política.

No queremos nunca más un gobierno frívolo. Nunca más un gobierno autoritario, caciquil o de ocurrencias.

La voz de la ciudadanía fue para la alternancia en el poder, no para la restauración autoritaria.

No es un vuelta al pasado, sino la urgencia de construir un mejor futuro. Mal haría el nuevo gobierno en confundir el mensaje.
La fracción parlamentaria de Movimiento Ciudadano, como oposición critica y propositiva, está dispuesta a construir de manera conjunta leyes que le sirvan a Guerrero, pero no a que el Congreso sea una mera oficialía de partes.

Reiteramos: lo que sea bueno para Guerrero lo vamos a apoyar, lo que sea malo para el estado lo vamos a denunciar.

El rescate del Estado comienza por hablar con la verdad.

No a la simulación ni a esconder la dimensión real del estado en que recibe el gobierno.

Esperamos un informe detallado de cómo recibe la administración pública después del interinato fallido.

¿Cuál es la realidad de las finanzas públicas estatales? ¿De qué tamaño es el déficit? ¿Cómo está conformada la deuda pública? ¿Cuál es la deuda bancaria, cuál es la de proveedores, cuáles son los pasivos de educación, salud y otras dependencias? ¿Cuál es el nivel de la corrupción?

El gran problema de nuestro Estado es la inseguridad que sumada a la pobreza y falta de oportunidades es un incentivo nocivo para que la espiral de la delincuencia siga en aumento.

La impunidad genera más impunidad, corrupción e injusticias, en un círculo perverso e interminable.

En esta batalla por recuperar la seguridad debe imperar la inteligencia, la estrategia y la convocatoria a la ciudadanía para cerrar filas.

Nunca estaremos de acuerdo en actitudes que rayan en la complicidad como algunos que proponen negociar con el crimen.

No estamos de acuerdo en que se restrinjan libertades y en que se afecte a la población civil con toque de queda en nuestros destinos turísticos. Tampoco estamos de acuerdo en criminalizar las protestas.

Para mejorar la seguridad se tiene que empezar por certificar los cuerpos policiacos, fortalecer la prevención del delito e impulsar el desarrollo económico.

El Cancer o se ataca de raíz o nunca se ataca de verdad.

Es necesario poner un freno total a la infiltración del crimen organizado en los cuerpos policiacos.

Insistimos en la certificación absoluta, empezando por los todos los jefes de seguridad pública, insistimos en su evaluación permanente, en el mando único, en no meter reversa en estos procesos.

Los ojos y los oídos del mundo están puestos sobre Guerrero por las graves violaciones a los derechos humanos.

Los crímenes más atroces se comenten todos los días en nuestra Entidad: desapariciones forzadas, feminicidios, ejecuciones extrajudiciales, tortura, entre otros. Se persigue a defensores de derechos humanos y líderes sociales.

Señor Gobernador: acepte las recomendaciones de los organismos nacionales e internacionales de derechos humanos que sean competencia del Estado. De un señal a los Guerrerenses, al país y al mundo que nunca más abra violaciones a los derechos humanos permitidas desde el poder.

El caso de los 43 jóvenes desaparecidos de Ayotzinapa y de los 6 Homicidios del pasado 26 de septiembre de 2014 nos agravian, nos lastiman y no pueden quedar impunes.

Esperamos su compromiso con el esclarecimiento de estos hechos; desde el Congreso estamos haciendo nuestra parte y no seremos tapadera de nadie.
Se debe conocer la verdad y castigar a todos los responsables, caiga quien caiga.

En materia de desarrollo económico. Se requiere, sin duda, fortalecer las vocaciones productivas de nuestras regiones para explotar los productos, transformarlos y darles valor agregado.

Aprovechar todas nuestras riquezas turísticas para generar empleos y bienestar.

El campo demanda auténticas políticas de desarrollo rural dejando atrás el clientelismo.

Urge transparentar los alcances del Plan Nuevo Guerrero y dar cuenta de los resultados concretos que se han obtenido.

Es fundamental demandar que todos los recursos que se prometieron efectivamente aterricen.

Señor Gobernador:

Es hora de dejar atrás el horror de la violencia y construir un destino común de armonía y progreso en un estado democrático de derecho.

Guerrero vive momentos críticos que demandan grandes decisiones.
O pasa a la historia como el Ejecutivo que rescató a Guerrero con actitud de estadista o simplemente administra la crisis en un contexto de inseguridad y polarización crecientes.

Usted tiene la palabra.

De nuestra parte abra apertura y disposición, lo que tengamos que criticar lo cuestionaremos sin concesiones, pero abonaremos siempre a la recuperación del Estado, proponiendo soluciones.

Es cuanto.