(Viernes 16 de febrero de 2018) Con doce personas asesinadas en el día de ayer en el puerto de Acapulco el diputado Ricardo Mejía Berdeja señaló que es una clara consecuencia de la complicidad entre políticos y delincuentes.

“Pongámosle un alto a esta ola de violencia en la ciudad” La criminalidad que se vive en Acapulco es un mal que, durante la actual administración, se ha incrementado, alcanzando niveles similares a los registrados en países con abiertos conflictos bélicos criticó el legislador.

En lo que va del año, la violencia se ha recrudecido en el puerto, ya no hay lugar seguro para nadie, a los criminales no les importa terminar con la vida de quien sea, cuando sea y donde sea, hoy los homicidios se cometen tanto en la periferia, como en la franja turística.

Mejía Berdeja citó el estudio que publica la asociación Semáforo Delictivo, 2017, fue uno de los años más violentos en el país, alcanzando una tasa nacional de homicidios dolosos de 18.7 casos por cada 100,000 habitantes, esta cifra, que dicho sea de paso es la más elevada registrada hasta al momento1, palidece frente a la registrada en Acapulco, la cual superó los 100 homicidios dolosos por cada 100,000 habitantes, cifra cinco veces mayor que la media nacional.