La Comisión no profundizó debido a maniobras del PRI.

(Jueves 08 de febrero de 2018) De acuerdo al diputado local de Movimiento Ciudadano, Ricardo Mejía Berdeja  quien fue miembro de la Comisión Especial de Seguimiento a la Licitación del tren México-Querétaro en la Cámara de Diputados, señaló que no se siguió la línea de investigación del posible conflicto de interés y tráfico de influencias, razón por la cual no firmó dicho informe final.

Lo anterior fue señalado en entrevista telefónica a Aristegui Noticias, quien en días pasados dio a conocer que el actual Secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, encabezó junto a un grupo de trabajo de “alto nivel” y el gobierno  de China,  el proyecto de construcción  del tren México-Querétaro, once meses antes de darse a conocer la licitación.

Fue la Junta de Coordinación Política  de la Cámara de Diputados la que acordó  en el 2014 la creación de una comisión especial para investigar la licitación del tren México-Querétaro, en la cual participó activamente el actual diputado local Mejía Berdeja.

“Yo voté en contra del informe final”, señaló en entrevista Mejía Berdeja, quien explicó  que no se siguió la principal línea de investigación de un posible conflicto de intereses y tráfico de influencias, ya que el PRI maniobró en todo momento que sólo se investigará la parte formal de la licitación y cancelación, sin profundizar en la vinculación entre Grupo Higa-Enrique Peña Nieto y la operación del tren México-Querétaro,  por más que se insistió.

Mejía Berdeja expuso que la Comisión se cerró a profundizar en la investigación, pues era evidente la “maquinación” de una licitación a modo para que grupos ligados al gobierno de Enrique Peña Nieto, ganaran  y construyeran el tren México-Querétaro.

Al preguntarse a quién le tocaría darle seguimiento a este tema, el actual aspirante a la alcaldía porteña de Acapulco por Movimiento Ciudadano, señaló que  podría hacerlo la Auditoría Superior de la Federación o bien una fiscalía independiente, “porque evidentemente es claro que todo el proceso se indujo para que beneficiara a las empresas chinas y buscar socios a modo ligados al gobierno mexicano”.

Por último Mejía Berdeja insistió en que el proceso tiene que abrirse pues hoy dicha cancelación es un escándalo internacional y nacional debido al tráfico de influencias y la opacidad con la cual se manejó.