PUNTO DE ACUERDO PARA EXHORTAR AL GOBERNADOR DEL ESTADO DE COAHUILA, RUBEN MOREIRA VALDEZ, Y AL PRESIDENTE MUNICIPAL DE TORREÓN, EDUARDO OLMOS, A ABSTENERSE DE USAR LAS FUERZAS PUBLICAS ESTATALES O MUNICIPALES PARA AGREDIR, PERSEGUIR, AMEDRENTAR O INTIMIDAR A ADVERSARIOS POLÍTICOS DURANTE EL PRESENTE PROCESO ELECTORAL EN EL ESTADO.

 

­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­Ricardo Mejía Berdeja y Ricardo Monreal Ávila, diputados integrantes de la LXII Legislatura del Congreso de la Unión y del Grupo Parlamentario de Movimiento Ciudadano, con fundamento en lo dispuesto por los artículos 6, fracción I y 79, numeral 2, fracción II del Reglamento de la Cámara de Diputados, presentan ante la Comisión Permanente, el presente Punto de Acuerdo conforme a la siguiente.

 

 

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

El pasado sábado, 22 de junio, Óscar Sánchez Ramírez, candidato a regidor por Torreón en la planilla de Movimiento Ciudadano – PSD, que encabeza Raúl Sifuentes Guerrero, fue sustraído de su domicilio, por hombres armados, vestidos de civil, y llevado a bordo de una camioneta RAM, a las instalaciones de la Dirección de Seguridad Pública Municipal de Torreón, sin una orden de presentación y sin dar a conocer los motivos de su detención. Cuando su familia dio aviso de esta detención, tanto el candidato Raúl Sifuentes, como el Diputado Ricardo Mejía Berdeja, acudieron a las instalaciones de la Policía Municipal de Torreón, donde el Director Teniente Adelaido Flores Díaz, negó tener detenido a Óscar Sánchez, no obstante que éste se encontraba dentro de las oficinas de esta institución.

 

Mientras se le intentaba trasladar de la Dirección de Seguridad Pública Municipal a otro lugar desconocido, Óscar Sánchez fue rescatado por el propio Raúl Sifuentes, quienes ante la persecución policiaca tuvieron que refugiarse en la XI región militar de Torreón, Coahuila.

 

Óscar Sánchez, aseguró que hace algunos días llegaron hasta su casa varias personas allegadas al PRI, que le pidieron que regresara al PRI donde había militado, a lo cual se negó, por lo que cree que su detención sea en represalia. Aseguró, asimismo, que unos 10 días antes, su hermano José Luis Sánchez, fue levantado de la plaza principal del Ejido La Paz por un grupo de personas, entre ellas, Adelaido Flores, Director de la Policía Municipal.

 

Este hecho, se suma al ocurrido el pasado 1º de Mayo, cuando José Luis Dovalina, coordinador de la campaña de Raúl Sifuentes Guerrero a la alcaldía de Torreón por Movimiento Ciudadano, fue detenido por agentes de la policía ministerial del Estado por conducir supuestamente un vehículo robado. Al no poder probarle las imputaciones de la policía ministerial, fue liberado después de casi 24 horas de interrogatorios y amenazas.

 

 

Estos hechos no son aislados, ni es una casualidad que las fuerzas ministeriales o de seguridad pública estatal o municipal estén involucradas en las detenciones arbitrarias de activos políticos importantes de la campaña del candidato por Movimiento Ciudadano a la alcaldía de Torreón, Raúl Sifuentes, pues su actuación tiene evidentemente como fin la intimidación y persecución política ante el importante posicionamiento que ha adquirido la propuesta ciudadana que representa Raúl Sifuentes en la región.

 

 

Lo lamentable, es que a estas alturas, se pretenda utilizar con fines de persecución política a las fuerzas que deberían estar encargadas de brindar seguridad a los habitantes de la zona lagunera atribulada por la ola de violencia y la inseguridad. Peor aún, es que Gobernadores, como Rubén Moreira, y el Presidente Municipal de Torreón, Eduardo Olmos, pretendan por la vía de la intimidación y amedrentamiento hacer frente a sus adversarios políticos en este proceso electoral, ante el evidente fracaso y desprestigio del candidato del PRI a la alcaldía de Torreón, Miguel Riquelme.

 

La actuación de las fuerzas de seguridad pública estatal y municipal, al mando de Rubén Moreira y Eduardo Olmos, no sólo representan un riesgo grave a la integridad física de los candidatos de oposición y sus familias, sino que ponen en riesgo la legitimidad de la elección.

 

La constante intervención electoral del gobernador de Coahuila, Rubén Moreira, ponen en riesgo las elecciones en el estado y vulneran los esfuerzos por avanzar por la vía democrática en la reconstrucción del tejido social de la zona lagunera, gravemente lastimada por la inseguridad y la corrupción. Cabe recordar, que a la fecha se encuentra una denuncia ante la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales, en contra del Goberador de Coahuila, por el uso con fines electorales de programas y recursos públicos federales y estatales a través de los Comités de Política de Asistencia Social (COMPPAS), que debe ser considerada por esta soberanía para exhortar al gobierno de Coahuila a dejar de intervenir en el proceso electoral, pues su actitid está desbocando el proceso en la entidad.

 

Desafortunadamente para la democracia en nuestro país, este tipo de situaciones no son hechos aislados, en todos los lugares donde se desarrollan elecciones se tiene conocimiento de diferentes anomalías, derivadas particularmente de la intención de los gobernadores, presidentes municipales y funcionarios públicos de los diferentes niveles de gobierno de intervenir en los procesos electorales para tratar de influir en los resultados de la elección.

 

 

Por ello, y tomando en consideración que de acuerdo al artículo 27 de la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal la Secretaría de Gobernación, es la responsable de la política interior en el país y cin ello de atender el desarrollo político y coadyuvar en la conducción de las relaciones del Poder Ejecutivo Federal con los otros poderes de la unión y de los demás niveles de gobierno para fomentar la convivencia armónica, la paz social, el desarrollo y el bienestar de los mexicanos en un Estado de Derecho, consideramos procedente que esta Comisión Permanente acuerde solicitar a la Secretaría de Gobernación tome las medidas conducentes a fin de garantizar que los procesos electorales de este año se desarrollen de manera pacífica y apegados al Estado de derecho.

 

 

Por lo antes expuesto, sometemos a consideración de la Comisión Permanente la siguiente proposición de urgente y obvia resolución con

 

 

 

PUNTO DE ACUERDO

PRIMERO.- La Comisión Permanente del H. Congreso de la Unión solicita al Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, como responsable de la política interior en el país, a tomar las medidas necesarias a fin de garantizar el desarrollo pacífico de los actuales procesos electorales en las catorce entidades federativas.

 

SEGUNDO.- La Comisión Permanente del H. Congreso de la Unión exhorta al Gobernador del Estado de Coahuila, Rubén Moreira Valdez, y al presidente municipal de Torreón, Eduardo Olmos, a abstenerse de usar las fuerzas publicas estatales o municipales para agredir, perseguir, amedrentar o intimidar a adversarios políticos durante el presente proceso electoral en el estado.

 

Dado en el Senado de la República a los 25 días del mes de junio de 2013.