10 de Septiembre del 2014.

POSICIONAMIENTO DEL DIPUTADO RICARDO MEJÍA BERDEJA SOBRE COMPARECENCIA DEL SECRETARIO DE HACIENDA, LUIS VIDEGARAY CASO. 

SEÑOR SECRETARIO:

Si tuviéramos que describir el comportamiento de la economía en nuestro país en una sola palabra está sería mediocre; si la descripción correspondiera al crecimiento, el adjetivo más apropiado sería nulo.

A pesar de los cientos de miles de spots y la propaganda gubernamental apologética del gobierno de Peña Nieto, los mexicanos reprueban al gobierno federal en su gestión económica; 73% están en desacuerdo en el alza de precios; 68 % con la economía en general y 60 % con la nula creación de empleos.

Hablar de la política económica y fiscal del actual gobierno es hablar de un rotundo fracaso.

Este fracaso es resultado de la obstinación neoliberal con que se ha conducido el país en los últimos 32 años.

La reforma hacendaria ha sido terrorista, eminentemente recaudatoria y nociva para el crecimiento económico del país.

En este gobierno se han roto todos los récords en aumentos presupuestales e incrementos de impuestos.

Han ejercido los presupuestos más altos en la historia del país.

Casi 4.7 billones de pesos es el presupuesto proyectado para el 2015.

Se gasta más, pero se crece menos: esa es la gran paradoja.

Nosotros votamos en contra de la reforma hacendaria por sus efectos recesivos y el tiempo nos ha dado la razón.

Un gobierno con más dinero a costillas de los mismos contribuyentes cautivos, mientras se desata el crecimiento exponencial de la informalidad, hay más desempleo y más negocios cierran.

Este gasto público no ha impactado el crecimiento económico en gran medida por los altísimos niveles de corrupción imperantes.

La corrupción no es, como lo dice el Presidente Enrique Peña Nieto, “un tema de orden cultural”, en esa versión remasterizada de “la corrupción somos todos” de José López Portillo.

La corrupción la realizan pillos y traficantes, se alimenta de la impunidad y se alienta desde la cúpula del poder.

Las reformas estructurales y, en especial, la reforma energética son un pasaporte a la corrupción.

Pasamos del momento de México al tormento de México, al tormento de la corrupción.

Hoy por ejemplo en el colmo de la impunidad Amado Yáñez de Oceanografía es asesor informal del Servicio de Administración y Enajenación de Bienes (que depende de la Secretaria a su cargo)  y fue presentado por el titular de este órgano el pasado 9 de julio en reunión con acreedores de la empresa.

No sólo no se le ha castigado sino que se utilizan sus servicios corruptores. Es inaudito.

En reuniones con funcionarios de la Secretaria de Hacienda en el marco de la reforma energética, el subsecretario de ingresos reconoció la incapacidad de la Secretaria a su cargo para fiscalizar los negocios energéticos que vendrán con las trasnacionales petroleras.

Estas operaciones privatizadoras traerán consigo más corrupción, corrupción en los contratos, en las licencias, en la fiscalización, en las regalías, en los porcentajes de utilidad, tramos inmensos de corrupción, como la que se avisora también en el negocio transexenal del Aeropuerto de la Ciudad de México, donde los favoritos de este gobierno como OHL, Roberto Alcántara y demás miembros de la oligarquía surgida de este mar de corrupción ya se frotan las manos.

Señor Secretario:

Por tercer año consecutivo nos pronostica un crecimiento cercano al 4%. Parece burla. ¿Por qué habríamos de creerle respecto del futuro si ha fallado tan lamentablemente en sus pronósticos en el pasado?

Parecen más un dogma de fe esas metas irreales, un manoseo de cifras para seguir haciendo propaganda o de plano una parodia que bien podríamos llamar: “atínale al crecimiento”.

Y no sólo han fallado los pronósticos, sino que no hay una explicación convincente sobre las causas de esas fallas. En los 6 trimestres sobre los que se conocen los resultados, el promedio es de aproximadamente la tercera parte de su nuevo pronóstico.

¿Qué va a ser diferente en el futuro?

Ustedes mismos nos dicen que los resultados de la reforma energética se van a ver hasta dentro de cuatro o cinco años, cuando todos esperamos que ustedes ya no estén manejando los destinos de este país.

Entonces, si no hay nada nuevo, ¿Por qué el cambio tan drástico en el crecimiento? ¿Acaso ahora si funcionará la magia?

¿Cuáles son los cambios fundamentales que explican este cambio en el crecimiento? ¿O se la van a pasar en 2015 revisando la cifra a la baja, con cada trimestre en que la realidad lo desmienta? También nos gustaría algo de autocrítica: ¿cuáles fueron las fallas en el diseño de la política económica o en su instrumentación que tuvieron como consecuencia el estancamiento en estos años?

No hemos escuchado una explicación clara de las razones del estancamiento, mucho menos una autocrítica.

La autocrítica es sana, pero no se lleva bien con la soberbia.

¿Están conscientes que su reforma fiscal, al quitarle dinero al consumidor, contribuyó a estancar la demanda? ¿Están conscientes que la misma reforma fiscal no sólo le quitó recursos para invertir al pequeño y mediano empresario, sino que también le quitó el ánimo de invertir?

Cuando la reforma hacendaria se aprobó, con nuestro voto en contra, denunciamos que el cobro de más impuestos en momentos de debilidad económica representa una medida recesiva que en nuestro país atacó el consumo de las personas y la inversión de las empresas.

Nos parece un acto de cinismo extremo decir ahora que con el paquete fiscal 2015 ya no habrá aumentos de impuestos, cuando con la reforma hacendaria aumentaron impuestos para 100 años. Y sólo en lo que va de este gobierno han habido 22 Gasolinazos.

Una buena noticia para la ciudadanía sería echar atrás el aumento del IVA en las fronteras, o restituir el régimen de pequeños contribuyentes o acabar con el terrorismo fiscal para la mayoría y los privilegios para unos cuantos.

Y, a todo esto, ¿qué avances hay en la fiscalización de las grandes empresas? El aumento en la recaudación, ¿ha afectado a los grandes corporativos nacionales y extranjeros o simplemente le han cargado la mano a los empresarios que no tienen poder político?

¿Es en los niveles de la gran empresa o en los de los empresarios y ciudadanos de a pié?

Quisiéramos introducir un concepto nuevo en el análisis, que nos parece de particular relevancia dados los potenciales beneficiarios de la reforma energética, como son las transnacionales petroleras. La medida usada comúnmente para medir el crecimiento económico en un país es el PIB, que es la suma de los bienes y servicios que se producen en un país. Como todos sabemos, el PIB nacional ha estado estancado en alrededor del 2% a partir de la instauración de la economía neoliberal en México.

En el periodo del desarrollo estabilizador México crecía a tasas del seis por ciento anual y había movilidad social.

Pero esto subestima el problema, porque, como dije anteriormente, el PIB mide lo que se produce en el país, pero no mide a quién pertenece esa producción, no mide quién es el dueño de la misma. Esto se mide en el el PNB (Producto Nacional Bruto o Ingreso Nacional), que se obtiene al restarle al PIB lo que se produce en el país pero es propiedad de extranjeros (y le suma los ingresos de residentes nacionales provenientes del extranjero).

Este tema es muy relevante, dada la creciente extranjerización del PIB nacional, que su gobierno va a agravar con la reforma energética. Para que se entienda claramente el problema, pondremos un ejemplo por todos conocido: la banca, la que tanto se exalta con la reforma financiera.

Las utilidades de la banca en México están contabilizadas en el PIB; por lo tanto, cuando aumentan, aumenta el PIB. Pero como todos sabemos, hay poco de que alegrarse con los aumentos de dichas utilidades, ya que no representan mayor bienestar para los mexicanos. Todo lo contrario, representan mayores comisiones e intereses usureros.

Entonces ese aumento del PIB sólo beneficia a los residentes de los países dueños de dichos bancos y no a los ciudadanos mexicanos.

Ese crecimiento del PIB es, en realidad, un decrecimiento del PNB. Como sabemos, el proceso de extranjerización en México ha sido creciente, con sectores industriales completos pasando a manos de extranjeros, como la siderurgia, la cerveza y próximamente el petróleo.

Quisiéramos, entonces, Señor Secretario, que nos diera los datos de crecimiento del PNB para los sexenios neoliberales, a partir de Carlos Salinas.

Creemos que con estos datos se va a volver más evidente que la inversión extranjera no es un regalo, ni la salvación del país, sino que cuesta y que, muy probablemente ha estado capturando gran parte o todo el escaso crecimiento del país de las últimas décadas, desplazando a los empresarios nacionales y llevándose las utilidades al extranjero.

Habría que preguntarle a todos los comerciantes o ex-comerciantes del país los beneficios que ha traído la expansión, por ejemplo, de Wal-Mart, cuyas utilidades, está documentado que ni siquiera duermen un día en México.

Repetimos, este análisis es de particular relevancia porque, aun si el PIB petrolero creciera con la reforma energética, la gran pregunta es si crecería el PNB (o sea la parte de la que somos propietarios los mexicanos) o sólo va a crecer la parte que beneficia a los extranjeros. Esperamos, Señor Secretario, que nos aclare esta duda sobre el PNB y la duda, todavía mayor, de por qué vamos a crecer mucho más en el 2015 que en 2013-14.

Este gobierno es una mezcla de lopezportillismo endeudador y salinismo corruptor.

En el 2014 el techo de endeudamiento que se aprobó es de más de 650 mil millones de pesos.

En el rubro de deuda del Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación para el Ejercicio Fiscal 2015, el Ejecutivo Federal solicita al Congreso de la Unión un monto de endeudamiento interno hasta por 595 mil millones de pesos y un endeudamiento externo neto del sector público, de hasta 6 mil millones de dólares.

Para Pemex y CFE los montos de endeudamiento interno ascienden hasta 110.5 mil millones de pesos y 8 mil millones de pesos, respectivamente, y los de deuda externa se ubican en 6,500 millones de dólares, para la primera, y 700 millones dólares, para la segunda. [1]

Aunado a esto, al tomar en cuenta los Requerimientos Financieros del Sector Público (RFSP) el saldo negativo representa el 4% del PIB, ascendiendo a 641,510 millones de pesos.[2]

Hasta el 2013 la deuda representó el 35.5% del PIB, con un endeudamiento neto del sector público que sumó 6.307 billones de pesos y se espera que a finales de este año esto se incremente a 40.28%, provocando que el gobierno deba 6.679 billones de pesos.

Las cifras expuestas evidencian que se produjo un aumento de 5 puntos porcentuales en tan sólo 19 meses, lo cual, de seguir la tendencia, superará el 50% a final del sexenio.[3]

Ya se aprobó un tercer rescate oneroso para el país con el PEMEXPROA, antes lo fue con el fobaproa y el rescate carretero. Se siguen socializando las pérdidas y privatizando las ganancias.

Este régimen neoliberal al que Usted representa ha concentrado la riqueza y aumentado la desigualdad, siempre con la misma cantaleta de que tras cada reforma vendría la prosperidad.

Y la realidad es que sólo han prosperado la camarilla de Enrique Peña Nieto y los grupos económicos que lo llevaron a la presidencia.

Han concluido las reformas estructurales regresivas producto del llamado consenso de Washington y no sólo no hay mejoría económica sino que con la entrega del petróleo ya empezaron los estragos en los ingresos nacionales, con el boquete fiscal del robo del petróleo y los hidrocarburos, como implícitamente se reconoce en el paquete fiscal 2015.

¿Y que viene por delante para cubrir el gasto público? Más terrorismo fiscal y más endeudamiento.

En estos años han multiplicado el saqueo que se exponenció con Salinas con la traición a la patria de la privatización.

México vive sus peores momentos bajo la conducción de un gobierno insensible ahogado en la corrupción y en los intereses creados.

No claudicaremos, no nos vamos a rendir y no nos vamos a cansar.

Es cuánto.

[1] http://www.cefp.gob.mx/publicaciones/documento/2014/septiembre/cefp0132014.pdf

[2] http://www.cnnexpansion.com/economia/2014/09/08/gobierno-echa-mano-de-un-deficit-presupuestario-creciente

[3] http://www.lajornadadeoriente.com.mx/2014/09/03/el-aumento-de-deuda-con-epn-pone-en-riesgo-politica-de-desarrollo-social-upaep/