Palacio Legislativo de San Lázaro

13 de abril de 2014

Boletín de Prensa

 

  • Se quiere atentar contra el espíritu libre del internet al querer bloquearlo y restringir contenidos.
  • Lo estipulado en la ley secundaria tiene elementos de carácter fascista que busca que el gobierno tenga el control absoluto respecto a las telecomunicaciones.

El Vicecoordinador del Grupo Parlamentario de Movimiento Ciudadano, Diputado Federal Ricardo Mejía Berdeja, señaló “es necesario que la sociedad esté informada sobre las repercusiones que pudiera tener la legislación secundaria en materia de telecomunicaciones, ya que atenta gravemente contra la libertad de expresión y los derechos humanos, al querer controlar por parte de la Secretaría de Gobernación lo relativo a los contenidos; cuestión que podría generar casos de censura”.

Al respecto, el también Secretario de la Comisión de Puntos Constitucionales de San Lázaro cuestionó los planteamientos que pretenden regular el internet y hacer de éste un elemento controlable cuando la situación así lo requiera de parte de  las autoridades. “La legislación que quieren aprobar atenta contra el espíritu libre del internet al intentar controlar y restringir su uso a las personas usuarias de esta herramienta bajo argumentos ambiguos y con carácter fascista. Es un Big Brother auténtico”, expresó Mejía Berdeja.

En dicho tenor, el legislador federal de Movimiento Ciudadano se pronunció en contra de atentar contra la privacidad de las personas “rechazamos que se pretenda utilizar los datos personales, violando así los principios que protegen la identidad de los usuarios; este hecho resulta una medida alarmante que buscaremos evitar a toda costa”, precisó.

Asimismo, el legislador federal llamó la atención en el aplazamiento del apagón analógico para el año 2017, el cual según la reforma constitucional del año pasado estaba prevista para 2015, diluyendo así lo que estaba estipulado sobre la transición a la televisión digital terrestre.

Por último,  Mejía Berdeja reiteró que la propuesta de Ley de Telecomunicaciones es a todas luces una ley regresiva y excluyente, “lo que se pretende con esta ley secundaria es dar un revés en la materia, esta contrarreforma demuestra, una vez más, que el Poder Ejecutivo y sus aliados en el Legislativo, están a merced de ciertos intereses, dejando a un lado a sectores como los grupos indígenas al ponerles candados y trabas respecto a los medios sociales o comunitarios, favoreciendo así a los grandes consorcios”