La Administración Pública en México tiene una gran deuda con los ciudadanos. El modelo administrativo seguido por décadas y la excesiva concentración de poder burocrático, sumado a las debilidades del marco normativo, organizacional e institucional abrieron espacios a la corrupción.