PUNTO DE ACUERDO PARA EXHORTARA LA TITULAR DE LA SECRETARÍA DE DESARROLLO SOCIAL A HACER PÚBLICA LA INFORMACIÓN REFERENTE AL IMPACTO DE LA CRUZADA NACIONAL CONTRA EL HAMBRE EN LA PREVALENCIA DE LA DESNUTRICIÓN INFANTIL EN MÉXICO.

 

­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­Ricardo Mejía Berdeja y Ricardo Monreal Ávila, diputados integrantes de la LXII Legislatura del Congreso de la Unión y del Grupo Parlamentario de Movimiento Ciudadano, con fundamento en lo dispuesto por los artículos 6, fracción I y 79, numeral 2, fracción II del Reglamento de la Cámara de Diputados, presentan ante la Comisión Permanente, el presente Punto de Acuerdo conforme a la siguiente.

 

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

Información del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), revela que “entre 1988 y 2012, las prevalencias de las tres formas de desnutrición en menores de cinco años han tenido disminuciones notables (ya que) la prevalencia de emaciación (bajo peso para talla) y bajo peso disminuyeron a una cuarta parte de las prevalencias de 1988, para alcanzar valores compatibles con poblaciones sin desnutrición; mientras que la desnutrición crónica (baja talla) aunque disminuyó a la mitad de la prevalencia de 1988, sigue siendo elevada (13.6%), pues representa casi 1.5 millones de menores de cinco años en dicha condición”.[1]

Asimismo, “la prevalencia de anemia disminuyó en niños de 12-24 meses de edad desde 54.9% en 1999, a 41.6% en 2006 y hasta 38.3% en 2012 (mientras que) en niños menores de cinco años disminuyó desde 31.6% en 1999 a 26.8% en 2006 hasta 23.3% en 2012”[2]; o por ejemplo en el caso de las y los niños de 11 años pasó de 9.3% en 1999 a 7% en 2006 y 5.7% en 2012.

Sin embargo, en México actualmente persisten deficiencias nutricionales, las cuales desembocan en casos de desnutrición y anemia infantil que imposibilitan el desarrollo integral de las y los niños; un ejemplo de ello se desprende del análisis comparativo de la información presentada en las Encuestas de Nutrición y Salud 2006 y 2012 del INSP, donde se puede notar que en los estados de Tamaulipas, Tlaxcala, Nuevo León, Chihuahua; Colima, Puebla, Baja California, Zacatecas, Nayarit, Distrito Federal y Aguascalientes; hubo un aumento en la prevalencia de casos de desnutrición en las entidades, colocando a Chiapas como el estado con mayor problema con 31.4 por ciento mientras que Sonora es el que presenta menor índice con 5.1 por ciento de casos de desnutrición.

Respecto a los casos de anemia, Campeche, Tamaulipas, Jalisco, Quintana Roo, Chiapas; Morelos, Guanajuato y Nuevo León presentaron un retroceso respecto a 2006, posicionando en primer lugar a Campeche con 34.5 por ciento de prevalencia, mientras que Coahuila con 15.3 por ciento es la entidad con menor índice de anemia en el país.

En dicho tenor, es necesario destacar que “se estima que los niños que no tienen los alimentos necesarios durante su etapa de desarrollo tienen un 17% menos de habilidades para resolver problemas matemáticos y 19% no cuenta con las herramientas necesarias para la comprensión de lectura, incluso cuando cumplen ocho años”.[3]

Asimismo, es importante señalar que la prevalencia de desnutrición crónica en menores de cinco años a nivel nacional es de 20.9 por ciento en las zonas rurales y 11.1 por ciento en las zonas urbanas, siendo el sur del país la región que presenta mayor índice (27.5 por ciento en zona rural y 13.5 en urbana).

Por tales motivos, el INSP emitió una serie de recomendaciones en 2012 enfocadas en las siguientes acciones para combatir la desnutrición Infantil: Fortalecer los programas de salud y desarrollo social que incluyen componentes de nutrición y que han probado eficacia (Oportunidades, Liconsa, PAL), asegurando cobertura y focalización adecuadas y servicios de calidad; implementar en los servicios de atención primaria de salud (APS) y en programas de desarrollo social una estrategia de comunicación educativa para la adopción de prácticas adecuadas de lactancia materna y alimentación complementaria adecuada, utilizando metodología de punta para la adopción de comportamientos saludables; capacitación del personal operativo de programas de nutrición en zonas prioritarias que genere conocimientos, destrezas, motivación y habilidades de comunicación, y la creación de un sistema de supervisión que refuerce la capacitación permanente en servicio.

Respecto a la anemia Infantil, el INSP recomendó verificar el cumplimiento del programa Oportunidades, la leche Liconsa y la harina fortificada de Diconsa, incentivando a las madres para cumplir con las indicaciones de consumo; la intervención con hierro debe ampliarse a los niños de los quintiles de mayores ingresos; así como una intervención con hierro en mujeres adolescentes para evitar la transferencia transgeneracional de la anemia.

Si bien existen programas sociales a nivel federal y local dirigidos al combate de la desnutrición, la Cruzada Nacional Contra el Hambre, ha sido la apuesta de la actual administración, la cual al haber cumplido un año de operaciones y con ello los trabajos para disminuir –entre otras cosas- la desnutrición infantil aguda en 400 municipios del país; no se cuenta con la información detallada del impacto que esto ha representado en el sector infantil, respecto a la solvencia de las problemáticas previamente señaladas, ya que únicamente se ha declarado que a la fecha se cuenta con:

  • Dos mil 845 comedores comunitarios.
  • 294 mil familias tienen la tarjeta del Esquema de Apoyo Alimentario SIN Hambre, que les permite adquirir 13 productos básicos en las tiendas Diconsa.
  • Más de 400 mil familias se han incorporado a Oportunidades y 63 mil 566 familias al Programa de Apoyo Alimentario.
  • 1.3 millones de beneficiarios tienen acceso a leche fortificada
  • Instalación de 684 tiendas y 164 Unidades Móviles Diconsa para atender a 1,889 localidades
  • Dos mil 957 comedores escolares en Escuelas de Tiempo Completo.
  • Suministro de suplementos alimenticios a 882 mil niñas y niños menores de cinco años, mujeres embarazadas y en lactancia.[4]

De tal forma que resulta necesario y urgente contar con la información precisa respecto a la prevalencia de los casos de desnutrición infantil en México en miras de evaluar las medidas hasta ahora implementadas y, en su caso, implementar las acciones que permitan el aceleramiento de su disminución, considerando que:

La meta para el bienestar infantil no debe de ser sólo la supervivencia física, sino también el desarrollo del potencial físico, social, emocional y cognitivo de la niñez mexicana, a partir de un amplio conjunto de sectores que incluyen salud, nutrición, estimulación, protección y educación. Lo anterior está encaminado a lograr una comprensión más amplia y detallada del bienestar infantil que permita implementar mejorías en las acciones de prevención y atención que aseguren la calidad de vida de todos los niños y las niñas de México.[5]

Al respecto, consideramos que invertir en las condiciones que permitan el óptimo desarrollo de las y los niños, implica brindar las posibilidades de contar con una mejor calidad en la educación, en los servicios de salud, alimentación, vivienda; entre otros, que en su conjunto permitan desarrollar el potencial de la niñez mexicana; es por tales razones y lo antes expuesto que presentamos

PUNTO DE ACUERDO

ÚNICO.- La H. Comisión Permanente exhorta a la titular de la Secretaría de Desarrollo Social a hacer pública la información referente al impacto de la Cruzada Nacional Contra el Hambre en la prevalencia de la desnutrición infantil en México.

 

 

Dado en el Palacio Legislativo de San Lázaro a los 29  días del mes de enero de 2014.



[1] Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2012. Evidencia para la política pública en salud. Desnutrición en México: intervenciones hacia su erradicación. http://ensanut.insp.mx/doctos/analiticos/Desnutricion.pdf

[2] Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2012. Evidencia para la política pública en salud. Anemia en niños: fortificar el cuidado y cortar la transmisión generacional http://ensanut.insp.mx/doctos/analiticos/AnemiaNinos.pdf

[4] Un año de resultados sin hambre, http://sinhambre.gob.mx/#acciones-por-la-cruzada

[5] Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2012. Evidencia para la política pública en salud. Indicadores de bienestar infantil en México: una agenda política para el monitoreo y la acción. http://ensanut.insp.mx/doctos/analiticos/BienestarInfantil.pdf