Con punto de acuerdo, por el que se exhorta a los titulares de la Subsecretaría de Población, Migración y Asuntos Religiosos de la Segob; de la Coordinación General de la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados; y del INM a reforzar las medidas pertinentes respecto a la aprobación de solicitudes de reconocimiento de condición de refugiado, a cargo de Ricardo Mejía Berdeja y suscrita por Ricardo Monreal Ávila, diputados del Grupo Parlamentario de Movimiento Ciudadano

Ricardo Mejía Berdeja y Ricardo Monreal Ávila, diputados integrantes de la LXII Legislatura del Congreso de la Unión y del Grupo Parlamentario de Movimiento Ciudadano, con fundamento en lo dispuesto por los artículos 6, fracción I y 79, numeral 2, fracción II del Reglamento de la Cámara de Diputados, presentan ante la Cámara de Diputados, el presente punto de acuerdo conforme a la siguiente

Exposición de Motivos

En la Ley sobre Refugiados y Protección Complementaria publicada el 27 de enero de 2011 en el Diario Oficial de la Federación (DOF), se establece en su artículo 13 los supuestos por los cuales una persona puede llegar a considerarse como refugiado, los cuales son:

I. Que debido a fundados temores de ser perseguido por motivos de raza, religión, nacionalidad, género, pertenencia a determinado grupo social u opiniones políticas, se encuentre fuera del país de su nacionalidad y no pueda o, a causa de dichos temores, no quiera acogerse a la protección de tal país; o que, careciendo de nacionalidad y hallándose, a consecuencia de tales acontecimientos, fuera del país donde antes tuviera residencia habitual, no pueda o, a causa de dichos temores, no quiera regresar a él;

II. Que ha huido de su país de origen, porque su vida, seguridad o libertad han sido amenazadas por violencia generalizada, agresión extranjera, conflictos internos, violación masiva de los derechos humanos u otras circunstancias que hayan perturbado gravemente el orden público, y

III. Que debido a circunstancias que hayan surgido en su país de origen o como resultado de actividades realizadas, durante su estancia en territorio nacional, tenga fundados temores de ser perseguido por motivos de raza, religión, nacionalidad, género, pertenencia a determinado grupo social u opiniones políticas, o su vida, seguridad o libertad pudieran ser amenazadas por violencia generalizada, agresión extranjera, conflictos internos, violación masiva de los derechos humanos u otras circunstancias que hayan perturbado gravemente el orden público.

En dicho tenor, la ley en mención contempla el procedimiento que la o el solicitante de la condición de refugiado debe seguir en miras de que la Secretaría de Gobernación (Segob) por medio de la Coordinación General de la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar) le reconozca como tal.

A partir de marzo de 2002, el gobierno de México a través de la Comar como órgano especializado, asumió la responsabilidad de analizar cada solicitud de refugio presentada por un extranjero en nuestro país; labor que desde 1982, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) había desempeñado bajo su mandato. Actualmente, la Comar, analiza las solicitudes individuales de refugio mediante una investigación minuciosa y un análisis especializado. De igual forma atiende las necesidades prioritarias de los refugiados mediante esquemas de colaboración con otras dependencias, organismos internacionales, organizaciones de la sociedad civil e instituciones académicas, propiciando la no discriminación, la unidad familiar y la integración local.1

Cabe destacar que la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) coadyuva en diversas actividades con la Segob, mismas que se encuentran plasmadas en el artículo 15 de dicha ley, así como en la manifestación de opiniones respecto a las solicitudes de reconocimiento de condición de refugiado con el objetivo de que la Segob emita “una resolución escrita, fundada y motivada” en cada uno de los casos.

Al respecto, en el Reglamento de la Ley sobre Refugiados y Protección Complementaria establece en su artículo tercero los criterios para la aplicación de la ley como del reglamento en cuestión por lo que el 7 de marzo de 2011 se publicó en el DOF el acuerdo por el que se delegan facultades para ejercer las atribuciones en materia de refugiados y protección complementaria previstas en la Ley sobre Refugiados y Protección Complementaria a favor del subsecretario de Población, Migración y Asuntos Religiosos; del titular de la Coordinación General de la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados y del titular del Instituto Nacional de Migración.

En este contexto se dio a conocer que según cifras de la Comar, de 2009 a 2013 se recibió la solicitud de refugio de 4 mil 589 personas de diferentes nacionalidades (representando un aumento de 90.5 por ciento) pero de éstas sólo se aceptó 24.7 por ciento (es decir mil 334).2 Asimismo, se informó que casi cuatro de cada diez solicitudes provienen de Honduras (mil 289) y El Salvador (967), países que dominan la lista de peticiones de refugio seguidos de otros de América Latina como Cuba (312), Guatemala (285), Colombia (269) y Nicaragua (110).3

A la par, es necesario destacar el porcentaje de solicitudes aceptadas por año en el último lustro, ya que para 2009 los refugiados aceptados (123) representaron sólo un 18.09 por ciento del total de solicitudes (680); para 2010, 23.14 por ciento, es decir 243 de mil 50; en 2011 se aceptaron 259 de un total de 752 solicitudes, lo cual significó 34.44 por ciento; en el mismo sentido, se aceptaron 243 de 811 solicitudes (29.96 por ciento) en 2012, mientras que el año pasado 20.52 por ciento de las solicitudes recibidas, es decir 266 de mil 296 fueron aceptadas.

Por último, resulta indispensable visibilizar la imagen que nuestro país tiene a nivel internacional respecto al apoyo a refugiados, por ejemplo a raíz del proceso histórico del siglo XX, el cual provocó que se abrieran las puertas a miles de españoles durante la Guerra Civil, quienes a su vez propiciarían un importante movimiento de aportaciones culturales, sociales y políticas en México.

Por tales razones y entendiendo la deuda histórica con las personas migrantes –independientemente de su estado jurídico– y en este caso, con quienes en la búsqueda de protección y una mejor calidad de vida solicitan refugio en nuestro país, consideramos urgente y necesario revisar las políticas que se han establecido en la materia a nivel federal en miras de garantizar más y mejores oportunidades así como el pleno respeto a sus derechos humanos. Es por ello que atendiendo a esta demanda que debe atenderse tanto a nivel nacional como internacional, presentamos a esta asamblea el siguiente resolutivo con

Punto de Acuerdo

Único. La Cámara de Diputados exhorta a Mercedes del Carmen Guillén Vicente, titular de la Subsecretaría de Población, Migración y Asuntos Religiosos de la Secretaría de Gobernación; a Sandra Velasco Ludlow, titular de la Coordinación General de la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados y a Ardelio Vargas Fosado, comisionado del Instituto Nacional de Migración a, en el marco de sus atribuciones, reforzar las medidas pertinentes respecto a la aprobación de solicitudes de reconocimiento de condición de refugiado.

Notas

1. Comar, ¿Quiénes Somos? / La nueva tendencia, [en línea], México, Dirección URL: http://www.comar.gob.mx/es/COMAR/La_nueva_tendencia

2. Animal Político, “Se duplican solicitudes de refugio en México; 75% son rechazadas”, [en línea], México, Dirección URL: http://bit.ly/1gkThte

3. Ídem.

Palacio Legislativo de San Lázaro, a 13 de marzo de 2014.

(Rúbrica)