Palacio Legislativo

Lunes 20 de octubre de 2014

Boletín de Prensa

LA NUEVA RESIDENCIA DEL OMBUDSMAN NACIONAL

  • México tiene un Ombudsman omiso, dócil, presumiblemente corrupto.
  • Es grave e inaudito que el defensor de los derechos humanos acuse a los medios de comunicación y atente contra la libertad de expresión.
  • Raúl Plascencia Villanueva debe dar a conocer el origen de los recursos para construir la ostentosa residencia que está por estrenar.

Ayer y hoy el periódico Reforma ha publicado información muy importante respecto al manejo administrativo de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos en la gestión de Raúl Plascencia Villanueva. Ayer, los mexicanos nos enteramos que el Ombudsman nacional estápor estrenar una residencia construida en un terreno de 795 metros cuadrados en Jardines del Pedregal con un valor de 20 millones de pesos. El sueldo mensual neto de Plascencia, contemplado en el Presupuesto de Egresos de la Federación, asciende 131 mil 736 pesos, lo que multiplicado por los 60 meses de su presidencia equivale a 7.9 millones de pesos.

Este día, el mismo diario da a conocer algunas irregularidades del personal de la CNDH en el ejercicio del presupuesto destinado a la obra pública, pues se ha rebasado el tope legal para asignar contratos por adjudicación directa y hacer un carrusel con sus contratistas  consentidos quienes ganan las adjudicaciones cada determinado tiempo. Las irregularidades en el ejercicio del gasto de obra pública hacen pensar que esos contratistas han realizado las obras de demolición y construcción de la millonaria residencia de Plascencia Villanueva.

A pesar de la gravedad de los señalamientos, el Ombudsman nacional pretende burlarse de los mexicanos a quienes supuestamente defiende, acusando al periódico de montar una campaña de desinformación y desprestigio en su contra. El mismo Ombudsman, que hace semanas señaló que las críticas a su gestión eran ataques contra las instituciones, ha afirmado que cualquier evento a la integridad física de él y su familia será responsabilidad de Reforma. En su supuesta “aclaración” no hay una sola palabra respecto de dónde salieron los recursos para construir la suntuosa residencia que está por estrenar.

A lo largo de este año he señalado que Raúl Plascencia carece de la calidad moral para ser el Ombudsman nacional. Los hechos recientes me dan la razón. Exijo que sin mayores trámites el presidente de la CNDH informe a la opinión pública de dónde salióel dinero para comprar su nueva residencia.

Atentamente

 DIP. RICARDO MEJÍA BERDEJA