Palacio Legislativo de San Lázaro
10 de marzo de 2015

LA CÁMARA DE DIPUTADOS APRUEBA INICIATIVA DEL DIPUTADO RICARDO MEJÍA BERDEJA PARA PROHIBIR EL CONSUMO DE TABACO EN INSTALACIONES Y ESPACIOS DEPORTIVOS

  • El tabaquismo pasivo causa 600 mil muertes prematuras por año.
  • De mantenerse la tendencia actual, el consumo de tabaco causará la muerte de más de 8 millones de personas al año en 2030.
  • Con la aprobación de esta ley damos un paso más en beneficio de la calidad de vida de niñas, niños y adolescentes, así como personas no fumadoras y deportistas de alto nivel.

De acuerdo con cifras de la Organización Mundial de la Salud, el consumo de tabaco mata a más de 5 millones de personas al año y es responsable de la muerte de 1 de cada 10 adultos. De mantenerse la tendencia actual, el consumo de tabaco causará la muerte de más de 8 millones de personas al año en 2030.

El tabaquismo pasivo causa 600 000 muertes prematuras por año, a consecuencia de la inhalación de las más de 4000 sustancias químicas, de las cuales se sabe que al menos 250 son nocivas y más de 50 cancerígenas.

De manera opuesta a las consecuencias del tabaquismo, la actividad física y/o práctica del deporte contribuye a fomentar un estilo de vida más saludable, a disminuir riesgos de contraer de enfermedades degenerativas, a mejorar el aspecto físico, así como a mejorar la circulación de la sangre en el cuerpo.

Ante ello, celebro la aprobación de la iniciativa que propuse durante 2014, a fin de que se prohibiera el consumo de tabaco y sus derivados en instalaciones y espacios deportivos, así como en espacios destinados para la realización de actividad física.

Como diputado integrante de la LXII Legislatura, mi labor siempre ha estado destinada a la protección y mejoramiento de la vida de las mexicanas y mexicanos, por lo que con la aprobación de esta ley damos un paso más en beneficio de la calidad de vida de niñas, niños y adolescentes, así como personas no fumadoras y deportistas de alto nivel, quienes a partir de hoy se verán beneficiados por una ley que protegiera su salud ante los embates del tabaquismo pasivo.

RICARDO MEJÍA BERDEJA