(Sábado 20 de enero de 2018) Esperanza Ramón Ríos  trabaja a favor de las personas con capacidades diferentes y adultos mayores. Ayuda a las personas que no cuentan con recursos y necesitan una  prótesis, una silla de ruedas, una andadera.

Muchas personas con discapacidad prefieren quedarse encerradas por pena de salir a la calle, “porque hay gente que se ríe de uno y yo creo que debo ayudarlos a que sigan adelante, esos son mis motivos” narra Esperanza quien a diario comparte la  esperanza con aquellos que no la tienen.

Ella  forma parte del 12 por ciento de la población en Guerrero que sufre de alguna discapacidad. De acuerdo al Instituto Nacional de Estadística y  Geografía (INEGI) 166,430 guerrerenses tienen alguna discapacidad mental, física y psicomotriz

Esperanza  sabe de discriminación y exclusión  de la vida económica  y social porque lo vive en carne propia y por ello,  apoya a los demás a que sigan adelante.

Ricardo Mejía Berdeja precandidato a la presidencia de Acapulco conoce las necesidades de Esperanza y comparte sus motivos, ya que considera que se debe privilegiar la participación activa y permanente de las personas con discapacidad en el ámbito social, económico, político, cultural y recreativo.

Como todas sus propuestas, el precandidato de Movimiento Ciudadano considera que la discriminación a las personas con capacidades diferentes debe atender de manera integral, de ahí que parte de su labor como legislador haya sido  la propuesta de Ley para la Inclusión de las Personas con Discapacidad del Estado de Guerrero.

Ricardo Mejía Berdeja reconoce que se han realizado diversos esfuerzos por apoyar a este sector vulnerable, no obstante los programas han sido pocos y  los problemas a los que se enfrentan día a día no han sido erradicados.

Considera que es necesario que desde los ayuntamientos se tomen las medidas y acciones para eliminar las barreras físicas, sociales y culturales  generando políticas públicas que ayuden a mejorar su calidad de vida y no sigan siendo objeto de discriminación y marginación.

En su quinto de día de trabajo en el cual recorrió zonas  poblados como El  Cayaco, Tres Palos y Llano Largo, Mejía Berdeja señaló que es de suma importancia que existan y se respeten los espacios para discapacitados como es el uso de taxis, accesos en las banquetas y baños públicos.

Expuso que lamentablemente Acapulco no cuenta  con espacios construidos, mobiliario, equipo y transporte que permitan a cualquier persona con discapacidad entrar, desplazarse o salir de manera autónoma.

Durante su recorrido Mejía Berdeja tuvo la oportunidad de platicar con comerciantes y vecinos quienes coincidieron en manifestar  la necesidad de contar con servicios públicos de calidad y seguridad.

“La gente quiere un cambio, quiere buenos servicios, quiere agua en sus casas, obra pública, que se apliquen los recursos, no quieren más ladrones.  También quieren mayor seguridad, los comerciantes ya no quieren más extorsiones, el ama de casa quiere tener la seguridad de que su hijo salga y regrese”, expuso.

Señaló que sus motivos por trabajar por un Acapulco limpio y seguro son estas demandas ciudadanas, “queremos un Acapulco limpio de corrupción y limpio en sus calles, un Acapulco seguro para todos. Hoy no hay gobierno, sólo desorden”.