*Desde la avenida Niños héroes, Renacimiento, Costa Azul hay negocios cerrados, la gente prefiere cerrar que pagar cuota dijo.

Acapulco, Guerrero a 30 de abril de 2017.- Critica el diputado Ricardo Mejía Berdeja el desinterés de parte del presidente municipal del puerto de Acapulco en el tema de la seguridad que dice, se deslinda de su obligación por complicidades o por irresponsabilidad. Desde el municipio se tiene que construir la solución, la autoridad local tiene que encabezar la lucha por la seguridad pública sostuvo el presidente de la Comisión de Seguridad Pública del Congreso local.

“Más seguridad y menos estatuas es lo que requerimos en Acapulco” lanzó Mejía Berdeja ante vecinos de Ciudad Renacimiento y afirmó que, si se logra bajar la delincuencia, el turismo vendrá no solo en vacaciones sino en todo el año. “Lo más importante es que la gente podrá hacer su vida con libertad”.

Mejía Berdeja dijo que, durante la legislatura pasada en el Congreso Federal, desde Movimiento Ciudadano, mantuvo una fuerte oposición contra las reformas del presidente Peña Nieto que al final, terminaron evidenciadas como lo que siempre fueron, un atraco por medio de gasolinazos y altos costos de la luz y el gas. “Hoy como diputado local, mi agenda ha sido la seguridad pública, es lo más importante. No es posible que nuestro puerto de Acapulco sea una de las ciudades más violentas del mundo”.

“Desde la avenida Niños héroes, Eje Central, Costa Azul hay negocios cerrados, la gente prefiere cerrar que pagar cuota. Lo más importante es la seguridad y este agobio constante no puede ser nuestro futuro” y dijo que, a pesar de que existen necesidades de obra pública y programas sociales, lo más importante es conservar la vida. Lo que sucede actualmente, criticó, es parte de las complicidades entre políticos y delincuentes, vacío de autoridad, que no se aplica la ley, no se renueva la policía y que no funciona el sistema de video vigilancia en Acapulco.

Relató además, que, desde el Congreso de guerrero, ha venido planteando una serie de reformas, “que se suban las penas a los que cobran piso, a los extorsionadores, hoy se extorsiona a cualquiera que tenga un negocio desde el que vende jugos o tamales y lo mismo en la Progreso, Costa Azul, la Zapata”.

Al respecto de la policía dijo que es necesario que se les pague bien porque se necesita gente que proteja a la ciudadanía. Antes que otra cosa, afirmó, la principal obligación de un gobierno es proteger a la población y es también el primer derecho de la gente. “Si recuperamos la seguridad recuperamos la tranquilidad” expresó.

Por último, dijo que hay que recuperar Acapulco pero actuando con responsabilidad, honestidad, transparencia y vocación de servicio y puso como referencia las 2 mil obras que durante el periodo de Luis Walton se realizaron y concluyeron en el puerto “entonces, el dinero sí alcanzaba, se mejoraron las vialidades por ejemplo” concluyó.