Palacio Legislativo de San Lázaro

10 de octubre de 2014

Boletín de Prensa

Urge un proceso transparente para sustituir a Plascencia en CNDH: Ricardo Mejía Berdeja

El 15 de noviembre próximo concluirá el periodo de Raúl Plascencia Villanueva al frente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH). A poco más de un mes de ese plazo, aún no se ha iniciado el proceso de elección en el Senado de la República.

A lo largo de esta legislatura hemos recibido muchas quejas e información sobre el deficiente trabajo de Raúl Plascencia Villanueva; tras analizar los casos, hemos denunciado la negligencia en la mayor parte de sus acciones, y la complacencia con las autoridades, situación que ha derivado en dos solicitudes de juicio político en su contra, ambas pendientes de resolución.

Los indicadores objetivos sobre la eficacia y el impacto del ombudsman están ausentes, por ello lo hemos invitado en diversas ocasiones y formas a rendir cuentas ante esta Cámara. Nunca ha accedido.

Este jueves, al cancelar la reunión de la Comisión de Derechos Humanos del Senado de la República en que se votaría la convocatoria para la elección del titular de la CNDH, la decisión recae en la Junta de Coordinación Política.

Nos preocupa que sea la cúpula del Senado, y no el órgano especializado para ello, quien resuelva los mecanismos para el registro, selección, audiencias y designación de la terna finalista para la consideración del pleno.

Postergar la sucesión en la CNDH aumenta el riesgo de un proceso al vapor, en que las negociaciones privilegien los intereses antes que la transparencia, el debate público y el consenso de un perfil idóneo: independiente, con experiencia, sensible y con valor cívico para generar un cambio institucional en todo el Estado mexicano.

Si el problema es la postulación de Raúl Plascencia para una eventual reelección, debe ser en condiciones de equidad con el resto de las personas que aspiran al cargo. Si bien el actual ombudsman tiene derecho a ser candidato, consideramos que resultaría inapropiado, en vista de su precario desempeño, su cercanía con el poder y su indiferencia ante las víctimas.

Hacemos un llamado al Senado de la República para aprobar cuanto antes una convocatoria plural, incluyente, que ponga en manos de la sociedad civil la determinación de las cualidades que debe reunir la próxima persona que ocupe esta posición y la transforme en una genuina defensoría del pueblo.

 Dip. Loretta Ortiz Ahlf, Partido del Trabajo.

 

Dip. Ricardo Mejía Berdeja, Movimiento Ciudadano.