* Se ha incrementado la violencia feminicida

*Quince mujeres asesinadas solo en el mes pasado.

 

Chilpancingo, Guerrero a 18 de junio de 2017.-El presidente de la Comisión de Seguridad Pública del Congreso local, Ricardo Mejía Berdeja, criticó que no se adopte ni instrumente la alerta de violencia de género por cuestiones de carácter político y dijo, en lo que va del mes, siguen los asesinatos de mujeres.

 

“Solamente el mes pasado, quince mujeres fueron asesinadas y hay una en calidad de desaparecida, además, los cuerpos han sido encontrados con rastros de tortura y violencia sexual lo cual reafirma que en Guerrero existen fuertes amenazas y agresiones para que las mujeres puedan gozar de una vida libre de violencia y un ejercicio pleno de sus derechos” criticó el diputado.

 

La alerta de Género no es mala propaganda, es reconocer una realidad social, es lo que queremos que se haga “nos preocupa que se descalifique y revictimice a las mujeres asesinadas por parte de las autoridades” sostuvo Mejía Berdeja al referirse a las investigaciones sin visión de género y sin aplicar los criterios de la CIDH que dicen que cuando ocurra un homicidio.

 

Ricardo Mejía Berdeja detalló que este mecanismo (Alerta de Violencia de Género) permite el flujo de recursos y apoyos interinstitucionales como una manera para poder enfrentar esta situación; criticó que se diga que no son propiamente feminicidios sino que son asesinatos u homicidios de mujeres.

 

Los datos de la Encuesta Nacional Sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares (Endireh), revelan que en Guerrero el 42.3 por ciento de las mujeres casadas o unidas declararon haber sido agredidas por sus parejas. De acuerdo a el Observatorio de Violencia contra las Mujeres “Hanna Arendt”, del 2003 al 2016 fueron asesinadas mil 737 mujeres en Guerrero. Mientras que desde el 2010 que se estableció la figura de feminicidio como delito, se han dado 142 casos en Guerrero.

En el informe se indica que en Guerrero las mujeres sufren de exclusión, marginación y pobreza, así como violencia en distintas expresiones generada por la cultura patriarcal, el narcotráfico y la delincuencia organizada.